“Para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza” (Efesios 1: 17-19)

Usted necesita estar convencido de quién es en Dios, y cuál es su llamado que no puede negociar. Esta verdad necesita entrar en su alma para que usted, como líder, no se pierda en medio del proceso. Bajo la convicción de quién eres en Dios, nadie podrá detenerlo todos los días de su vida (Josué 1: 5).

Muchos esperan en el discipulado encontrar el afecto que no recibieron de los padres. Por supuesto, el discipulador no es la figura del padre físico, pero es una especie de padre espiritual. Encontramos discípulos que nunca fueron besados por los padres, por el contrario, fueron golpeados, rechazados, pero nunca recibieron el cariño de los padres, ni siquiera por solicitud. No tuvieron el privilegio de recibir ese lazo de cariño paterno tan importante.

El Salmo 2:12 dice: "Besa al Hijo, para que no se vaya ..." El beso, en la Biblia, es signo de alianza. Cuando un hijo es besado, recibe cariño, es amado, tiene mucho menos probabilidades de ser una persona irritada cuando adulto. Una buena dosis de atención y amor puede cesar cualquier irritación. Observa cómo las personas más irritadas son las que no recibieron cuidado y amor y vivieron en familias desequilibradas, o fueron exageradamente cuidadas y no tuvieron límites.

DIOS ES UN DIOS DE RELACIÓN
Dios es un Dios de relación. Él interactúa y tiene comunión con el hombre, llamándolo hijo. Jesús dijo: "¿Y qué padre de entre vosotros que, si el hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O, si le pide pescado, le dará por pez una serpiente? “ (Lucas 11:11)

Los padres son la expresión de amor para los hijos, o al menos deberían serlo. Por desgracia, algunos padres crean a los hijos debajo del dicho: "Haz lo que yo mando, pero no hagas lo que hago." Eso es lo mismo que querer prohibir a un espejo reflejar la imagen que capta. ¡Eso no existe! Un padre que fuma no puede prohibir al hijo de usar marihuana. Al final, muchos desenfrenos del alma son resultados de la educación que traemos de casa. A veces, entra incluso un disturbio psicológico, una neurosis que hace que los hijos se vuelvan mentirosos compulsivos, corruptos, prostitutos, adúlteros, etc. Y esas atrocidades entran en el discipulado, porque forman parte del carácter de esas personas, como heredadas de los padres.

La familia debe formar parte de la esencia del ministerio de todo líder. Estamos llamados a solidificar el carácter del hogar, para restaurar el concepto de familia. La familia toca el corazón de Dios, pues es la niña de sus ojos. Usted, como sacerdote, tiene la obligación de cuidar de su familia, de buscar la sanidad que ella necesita para vivir en pleno éxito.

YESHUA ES LA CURA
Yeshua es la cura, pues no hay supermercado, farmacia, complejos de tiendas que vendan la medicina para la carencia afectiva. Necesitamos entender que la sumatoria de la falta de afectividad, cariño, palabras blandas y palabras de amor genera monstruos que no se permiten ser tocados y que no se abren para la relación, que no se dejan abrazar, etc. Sólo Yeshua tiene condiciones de reorganizar nuestras emociones, ponernos en puntos auténticos de relaciones sanas y devolvernos la emoción que nos ha sido robada.

Yeshua quiere tocar su vida, porque Él conoce cada parte de su historia. Él quiere darle un nuevo corazón para que, hasta usted mismo, sea sorprendido por el cambio que invadirá su vida. Todas las personas que tienen un verdadero encuentro con Dios tienen motivos para sonreír y para cambiar su historia.

Dios llama a cada ser humano como lo hizo con varios hombres en la Biblia. Usted es llamado a una misión específica: ejercer el sacerdocio en su casa y su generación y para ello necesita ser sanado por Yeshua. Sanado es más fácil soñar con ver a sus bisnietos ministrando en el púlpito, adorando el nombre del Señor y declarando el poder de ese Dios magnífico. Su descendencia será poderosa en Yeshua. Ahora, no aborte su llamado, no negocie con aquello que Dios le encomendó.

Son necesarias ciertas actitudes para no negociar el llamado y ejercer el sacerdocio en el Reino:

1. Trabajar el llamado

Todo llamado necesita ser trabajado para lograr el éxito. No se satisfaga con lo que ya conquistó, pues Dios tiene más para usted. No negocie su llamado, pues su llamado es un regalo de Dios que necesita un protagonista las 24 horas. Dios mismo es el Guardián de la promesa, pero usted no puede ser reacio a aquello que Él mismo le dio.

El llamado es irrevocable y, para ser real, necesita ser trabajado. Por ser un territorio entregado por Dios, debe ser trabajado para que fructifique y el éxito suceda. Este territorio puede ser emocional, afectivo, psicológico, físico, y en todas las áreas, porque envuelve su esencia de gente, pero, sobre todo, es un territorio espiritual que abarca al individuo, lo social, lo familiar y todo lo que dice respeto a la conquista.

Todo llamado es territorial. Cuando Dios da un llamado, Él dice lo que es y para lo que es el llamado. Cuando él entrega ese territorio, si usted no vigila, alguien va a querer tomarlo de sus manos. No existe territorio desocupado y hoy Dios quiere darle osadía para que usted conquista el territorio trabajando su llamado.

¡Usted es un hombre de Dios! Recibió ese título que es el más grande que un hombre puede recibir. Ahora, está en el proceso de formar discípulos y generar hijos espirituales, entonces, cumpla su llamado con celo y amor. Busque una referencia de líder, porque usted sólo puede ser referencia cuando alguien es una referencia en su vida. ¡Piense en eso! Usted tiene un llamado territorial y necesita convertirse en el guardián de ese territorio.

Continuación ...

Visualizações: 39

Plano de Leitura Bíblica

15 Jul
1 Samuel 29 e 30
Jeremias 5
Mateus 16
16 Jul
1 Samuel 31
Jeremias 6
Mateus 17
17 Jul
2 Samuel 1
Jeremias 7
Mateus 18
18 Jul
2 Samuel 2
Jeremias 8
Mateus 19
19 Jul
2 Samuel 3
Jeremias 9
Mateus 20
20 Jul
2 Samuel 4 e 5
Jeremias 10
Mateus 21
21 Jul
2 Samuel 6
Jeremias 11
Mateus 22