"Santifícalos en la verdad; tu Palabra es la verdad. " (Juan 17:17)

Es posible vivir en santidad en medio de la modernidad. Nosotros, que somos de la generación actual, no vamos a negar el hecho de que vivimos en un siglo que nos exige mucho. La generación actual vive mucho que no existía en nuestra generación. Por ejemplo, esta es una generación instantánea. El macarrón es instantáneo, el café es instantáneo, el microondas hace todo de forma instantánea.

En mi época, cuando yo iba a visitar a mi abuela, la cocina era a la leña. El horno microondas ha dejado a mucha gente perezosa que hoy no sabe ni siquiera encender una cocina de gas. Mi generación fue forjada de forma muy diferente a la actual. Hoy tengo acceso a todas estas cosas modernas e instantáneas, pero no ocupan un lugar de nobleza.

Modernidad - UNA NECESIDAD

"No améis al mundo ni las cosas en el mundo. Si alguien ama el mundo, el amor del Padre no está en él. "  (1 Juan 2:15)

La modernidad es una necesidad para los días actuales. Sí, necesitamos las cosas modernas, pero no vamos a dejar que la modernidad de este mundo nos consuma y robe de nosotros lo bueno que tenemos  de  las cosas de Dios. No permita que las cosas hermosas de este mundo atraigan sus ojos y lo configuren en un ciudadano del mundo. Usted es, sí, de una generación actualizada y eso no puede ser negado, después de todo, usted vive en este siglo, y este siglo es un buen siglo, a partir de su percepción de entender que no se hizo para la tortura, sino para la conquista; no fue hecho para quitar su santidad, sino para desafiar a usted a ser diferente en medio de los iguales. Usted será herramienta de Dios, instrumento del Dios Vivo para hacer diferencia en el siglo de los iguales.

Vamos a sacar provecho de este siglo sí, sin embargo, no haciéndonos similares a ellos en el asunto de conducta, pero siendo diferentes en todas las cosas pertinentes a nuestro carácter. Si es cierto que con Él morimos, con Él también seremos resucitados y andaremos en novedad de vida.

Vive la modernidad, pero no sea pautado por ella ni movido de amor por ella, por este mundo. Recuerde la orientación dada por Juan: es el amor al mundo que demuestra que el amor del Padre no está presente. Esto es diferente de vivir en el mundo y disfrutar de la modernidad del siglo.

¿Dónde has estado?

"Todo lugar que pise el pie en la planta de su pie será de ustedes; desde el desierto, y desde el río, el río Eufrates, hasta el mar occidental, será vuestro término. "(Deuteronomio 11:24)

La promesa de que todo el lugar que pisa la planta de su pie será dado a usted es una bendición, a depender del lugar por donde usted camina. Cuando usted sale del Culto, por ejemplo, a donde usted va? Durante la semana, ¿por dónde andan sus pies? ¿Dónde estás cuando no vas al Culto, por ejemplo? ¿Y ese lugar que has visitado? ¿Y esa situación que tienes vergüenza cuando recuerdas? Y le pregunto más a usted: ¿Usted continuará pasando vergüenza y siendo humillado por el diablo?

Mi hermano, estás bajo la gracia y no bajo la ley. Pero no sirve  decir que el pecado no lo domina más si usted vive en medio del pecado. No transforme el pecado en su opción de vivir. ¡No dejes que el pecado te domine, domínalo! El pecado no es señor sobre su vida, es la santidad que debe regir su carácter. Hijo de Dios que anda en el desierto por elección propia tendrá el desierto como su destino.

Usted es hijo regido por el carácter del Altísimo, pues tiene la vida del Padre. Eso es más que saber que está debajo de la gracia, y lo que representa vivir bajo la gracia. Y yo suelo decir que el Evangelio sin gracia no tiene gracia. Pero la gracia no es permisividad para pecar, para caminar por lugares oscuros, inapropiados para quien ha decidido vivir en santidad.

Examinar todo y retener a los bueno

“Examinadlo todo y retened lo bueno. Absteneos de toda especie de mal”. (1 Tesalonicenses 5: 21,22)

Es necesario comprender que quien conoce la gracia tiene también que conocer la Cruz y quien conoce la Cruz no devuelve a Jesús a la Cruz, por el contrario, vive en integridad el llamado de la santidad. Este es nuestro llamado. Dios me llamó a mí y a usted para vivir el llamado de la santidad. No necesitamos experimentar el mal para luego intentar huir de él.

Usted puede estar pensando que forma parte de una generación confusa, diferente y acogedora al pecado. Y yo diría que sí, pero, al mismo tiempo, hay una promesa para su vida de que el Señor derramaría el poder del Espíritu sobre los hijos. Hay una medida de poder para ti y eso sobrenatural te ayudará a vencer cada tentación y rechazar todos los dardos inflamados del Maligno.

Cuando la Biblia nos dice para examinar, necesitamos entender que examinar no es experimentar. Examinar es observar, averiguar, informarse y, aun así, retener sólo lo que es bueno. Entonces, usted no necesita experimentar de todo para saber lo que presta o no presta, pero necesita optar por la santidad en lugar del pecado, pues quien murió para el pecado no debe volver jamás para él.

En todo momento, opte por la santidad. ¡Dígale no al pecado! Recuerde Gálatas 2:20 que dice: "Ya estoy crucificado con Cristo; y vivo, no más yo, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por la fe del Hijo de Dios, el cual me amó, y se entregó a sí mismo por mí.

Visualizações: 71

Plano de Leitura Bíblica

14 Out
2 Crônicas 3 e 4
Ezequiel 40
João 6
15 Out
2 Crônicas 5 e 6
Ezequiel 41
João 7
16 Out
2 Crônicas 7
Ezequiel 42
João 8
17 Out
2 Crônicas 8
Ezequiel 43
João 9 e 10
18 Out
2 Crônicas 9
Ezequiel 44
João 11
19 Out
2 Crônicas 10 e 11
Ezequiel 45
João 12
20 Out
2 Crônicas 12 e 13
Ezequiel 46
João 13 e 14