"Entonces me dijo: No temas, Daniel, porque desde el primer día en que aplicaste tu corazón a comprender ya humillarte ante tu Dios, se oye tus palabras; y he venido a causa de tus palabras. Pero el príncipe del reino de Persia me resistió veintiún días, y he aquí que Miguel, uno de los primeros príncipes, vino para ayudarme, y yo me quedé allí con los reyes de Persia. " (Daniel 10: 12,13)

Nuestras oraciones llegan delante de Dios de inmediato, pues son mensajes enviados al reino espiritual, pero eso también significa decir que pueden sufrir contra-ataques invisibles espirituales. En la Biblia, tenemos como ejemplo la oración de Daniel que llegó inmediatamente al Trono de Dios, pero el ángel encargado de traer la respuesta tardó 21 días, impedido por el príncipe de Persia, un espíritu maligno que regía aquel país.

Hay principados que pueden sostener una oración por 21 días, 21 meses, 21 años. Esto no depende de la fuerza del principado, sino de la posición, de la actitud de quien hace la oración. Daniel no soltó el puesto hasta que se liberó la bendición. Sin embargo, muchas veces, hemos abierto fácilmente la lucha, y queremos caminar por caminos propios para conseguir las cosas de nuestra propia manera. Dios se mueve por principios. Si desea caminar en su propia ruta, va a recoger resultados de ese camino que ha escogido, pero si quiere ver las cosas sucediendo en su vida, necesita moverse por los principios de Dios, que son inmutables.

Que seamos como Daniel, perseverantes, hasta que veamos cada una de nuestras oraciones contestadas. Que el tiempo no sea un obstáculo para nosotros, sino que estemos, como Iglesia de Cristo, firmados en la Roca, creyendo que la bendición se manifestará.

ORACIÓN Y SUS EFECTOS

"Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; pero si por el Espíritu haced morir las obras del cuerpo, viviréis. "(Romanos 8:13)

¿Cuál es la oración que tiene efecto? Digo que es aquella por la cual se llega adecuadamente ante el Señor. La persona debe tener el corazón quebrantado, sincero y dispuesto, además de la esencia de la fe. Es ahí donde verificamos cuánto necesitamos aprender a "morir" diariamente para nuestra carne, y nuestra voluntad.

Cuanto más morimos a la carne, en nuestra voluntad, en nuestro "yo", Dios comienza a operar. Cuanto más cerca de Dios usted esté, más humilde quedará, porque verá cuán Santo es él, y cuan pecador y necesitado de Él es usted.

La oración que toca el corazón de Dios es aquella en la que el hombre se deja morir. El que ama a Dios no vive en la práctica del pecado, sino para Dios en santidad. La carne debe estar subyugada al Espíritu, pues para el cristiano el Espíritu es Señor, y la carne es sierva. Usted no debe ser lo que desea su carne, y sí, lo que el Espíritu quiere, pues debe subyugar la carne. Es así como se vence la carne: a través del Espíritu que nos vivifica.

La oración de rodillas es una bendición porque es bíblica. Usted puede orar acostado o caminando, de acuerdo con el momento y la situación. ¿Cuántas veces necesitamos entrenar nuestra oración sin hacer ruido, estragos, sin precisar que la gente nos omite, simplemente orando en espíritu, ligados en espíritu. Lo importante es llegar ante Dios con un motivo justificado, pues es camino seguro para salir con una respuesta de Él.

Algunas personas oran por un propósito y, si Dios les da otra dirección, no aceptan. Nunca sabemos si la respuesta que Dios nos da es la que queremos oír, pero debemos estar dispuestos a obedecer. Hubo una época en que muchos se hallaban con el derecho de mandar a Dios. Se oraba: "Yo reivindico mis derechos ..." ; "Tú tienes que hacer, porque tu Palabra dice ..."; "Tú no puedes mentir ...". Ore así: "Señor, porque tu palabra dice, y yo soy tu hijo, y tengo una alianza contigo, sé que el Señor puede darme todas las cosas".

Tenemos que tener la certeza de que toda y cualquier situación podrá ser revertida por la oración. La oración del justo es poderosa en sus resultados; es lo que dice Santiago 5:16. Si usted es justo y ora, el resultado será de gran alcance.

Una persona puede recibir la respuesta que desea luchando por esa respuesta en la fuerza del propio brazo, y, al conseguirla, descubre que no era lo mejor. Sin embargo, si su causa se presenta ante el Tribunal de Dios, deje que él decida lo que es mejor para su vida, aunque usted no entiende tal decisión.

Sepa que Dios no es sordo. Él oye sus oraciones y, en el momento oportuno, responderá. "Porque los ojos del Señor están sobre los justos, Y sus oídos atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor es contra los que hacen el mal. "(1 Pedro 3:12). Recuerde lo que Jesús dijo: "Padre, tú siempre me oyes". (Juan 11:42)

Nadie nunca se llenará totalmente de la oración, pero ella llena copas y copas delante de Dios. “Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos”  (Apocalipsis 5: 8) . A la hora que usted necesite, Él mismo derramará las respuestas de las copas de intercesiones que fueron colocadas delante de Su Trono, de ahí usted será poderosamente bendecido.

LA ORACIÓN NOS CONDUCE AL TRONO

La oración nos une al Trono y nos trae seguridad, pues Dios tiene placer en responderla. Cuanto más conectados al Trono, más respuesta tenemos de Dios. "Daniel, pues, cuando supo que el edicto estaba firmado, entró en su casa (ya había en su cuarto ventanas abiertas del lado de Jerusalén), y tres veces al día se ponía de rodillas, y oraba, y daba gracias delante de su Dios, como también antes solía hacer. "(Daniel 6:10)

La oración, además de abrir caminos en lo sobrenatural, nos enseña a ser verdaderos. Un día, David se encontró en una situación en que su relación con Dios estaba débil  y, para el hombre que fue considerado 'según el corazón de Dios', faltó hasta destreza para orar. Él se quedó sin acción para buscar al Señor. David aprendió la ruta de la adoración después de perder muchos privilegios con Dios y sólo logró obtenerlos de vuelta, acreditados en su oración, cuando se humilló.

La verdad es que Dios oye el corazón quebrantado, oye nuestras oraciones cuando nos ponemos en la posición de hijos del Padre.

Visualizações: 80

Plano de Leitura Bíblica

14 Out
2 Crônicas 3 e 4
Ezequiel 40
João 6
15 Out
2 Crônicas 5 e 6
Ezequiel 41
João 7
16 Out
2 Crônicas 7
Ezequiel 42
João 8
17 Out
2 Crônicas 8
Ezequiel 43
João 9 e 10
18 Out
2 Crônicas 9
Ezequiel 44
João 11
19 Out
2 Crônicas 10 e 11
Ezequiel 45
João 12
20 Out
2 Crônicas 12 e 13
Ezequiel 46
João 13 e 14