La familia está dentro del plan divino. El mover de Dios en las familias que ocurre en las casas a través de las células, nos conecta con las soluciones que Dios tiene para entrar en un nivel de liberación y sanidad mucho más amplio que el que ya hemos logrado hasta aquí.

La familia es un territorio sagrado y la posmodernidad con sus valores corrompidos, no nos sacará de la ruta que el Señor tiene para nuestras casas. Por el contrario, seremos una respuesta alineada a través de nuestros pensamientos y convicciones centrados en la Palabra y en los principios del Eterno.

Aunque sepamos la verdad del mundo, que en general la familia está enferma, como hijos de Dios, necesitamos posicionarnos de forma muy clara contra todos los virus que están enfermando las casas y trayendo trastornos geográficos.

Si cada uno de nosotros se esfuerza, hace su parte y siga en la voluntad de ser modelo, trabajando para que las familias no sean asoladas por las doctrinas del mundo, seguramente nuestras casas serán un reducto de paz donde reina la gloria de Dios.

EL ESPÍRITU DE ESTE MUNDO
"Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido" (1 Corintios 2:12).

¿Qué es el espíritu del mundo? El espíritu del mundo es una acción del anticristo que intenta sacar a la familia del centro del propósito de Dios, levantando a los hijos contra los padres y los padres contra los hijos. Es una especie de espada en medio de la familia, es decir, principios divididos, como está escrito: "No piensen que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. He venido para poner al hijo contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra. Los enemigos del hombre serán los de su casa" (Mateo 10:34-36).

Es una subversión maligna donde las personas que perdieron los VALORES se apresuran a destruir el plan original del Eterno: "En ti serán benditas todas las familias de la tierra." (Génesis 12: 3)

Sin embargo, me alegro de saber que hay familias con el BARUCH, la bendición del Dios de Abraham, para sanar los territorios que se aferran a esa promesa. Cada ser humano, que ha creído y velado por estos decretos sagrados, seguramente tendrá las liberaciones  más poderosas y la consolidación de la promesa de forma visible. No hay como alguien que dio prioridad a esas promesas, no logre éxito en el futuro.

¡La visión ha madurado! Si evaluamos las relevantes transiciones por las que ya pasamos, los libros se convertirían en bibliotecas. Pero admitimos que todas las transformaciones fueron necesarias. No permita a su alma continuar en el estancamiento y la miseria. Amplíe e invierte en su crecimiento, pues usted no está bajo el yugo del espíritu de este mundo.

Dios quiere usarlo para sanar la Tierra y moldear los principios de Él dentro de los hogares. Y, para eso, usted necesita:

1. AMPLIAR TERRITORIOS

Para ganar nuevos territorios, usted debe observar el ejemplo de Jesús, verificando atentamente cómo Él entraba en las geografías y cómo se comportaba en cada una de ellas.

La Biblia nos revela que la forma en que Jesús evangelizaba no era predicando, sino haciendo milagros. Eso porque "las palabras convencen, pero el ejemplo arrastra". Las ciudades, normalmente, sólo se abrían a la predicación cuando tres cosas sucedían:

  • Gente siendo liberada de los demonios;
  • Personas siendo curadas de enfermedades;
  • Gente contemplando los milagros.

Para ampliar el territorio, es necesario entender que todo comienza con la familia. Jesús siempre pedía una casa donde pudiera hacer una obra. En esos lugares, había una legalidad, y la gente tenía autoridad de abrir su hogar para que allí se anunciara la buena noticia. Y en varias casas, Jesús entró y ministró el Evangelio del Reino.

Cuando comenzamos el Mover Celular en las casas a través de los Grupos Familiares, nos movíamos de una forma. Cuando llegamos a las Células Homogéneas (Células de Evangelismo), nos extendimos por la explosión del crecimiento.

Nuestra meta, dentro de esa ampliación de territorio, es hacer que cada casa de los discípulos se abra para albergar este Mover Celular. Que cada casa reciba a Jesús. ¿Qué significa eso? Significa que habrá, por la estrategia, una evangelización mucho más creíble y una cosecha mucho más exitosa, pues cuando evangelizamos en las casas, sabemos dónde está la gente, y la consolidación será sin duda eficaz.

La orden de Jesús es: de casa en casa, aunque estén en los callejones, valles, montañas y hasta en los confines de la Tierra. Necesitamos hacerlo de una forma muy bien organizada para no atropellarnos en el proceso. Hoy, no se hace cosecha para desperdiciar los frutos. Hasta en la agricultura, antes de la cosecha, la orden es: Ajuste de las máquinas para que no haya desperdicio.

En el Reino, no podemos jugar con las vidas, tenemos que tomar en serio cada conversión. Esta orden fue dada por Jesús, así que necesitamos entender cómo funciona el principio y trabajar para esa responsabilidad que nos es impuesta.

La estrategia de ir de casa en casa es tan singular y placentera que no debemos preocuparnos por que la casa esté  llena, más si con la célula funcionando aunque sea con un solo visitante. Sabemos que en las casas habrá conversiones, las vidas serán impactadas y consolidadas; podemos decir que el riesgo de perder una vida es casi cero.

Crea: “donde su mente explora una geografía, usted puede abrir una célula”, pero lo principal es que la base de las células sea en las casas. En las casas, el crecimiento es seguro, y el resultado, garantizado. Por eso, estamos ampliando el principio del crecimiento, porque sabemos que las células que mantuvimos en las casas tuvieron un resultado de avivamiento, crecimiento y consolidación mucho más eficaz que las geografías nómadas.

Para obtener pleno éxito en nuestro proyecto de vida, necesitamos definir nuestros objetivos, detectar dónde nos estamos equivocando y cómo podemos ser ayudados. Y, en ese proceso, también escudriñarnos  a nosotros mismos.

2. TENER UNA CÉLULA MODELO

¡La célula modelo es su casa! Usted puede pensar: "Esta afirmación es muy complicada. ¡Usted no conoce mi casa! ". Realmente, no conozco. Pero, creyendo que, en esta generación, usted, en Cristo ha buscado el modelo para una familia sana. Esto no significa que usted no pasará por percances, porque no siempre todo sucede de la manera que imaginamos, pero debemos esforzarnos para que las cosas funcionen.

Su casa será modelo cuando usted entienda que cada uno tiene respuestas diferentes, pero debemos buscar una "fórmula" para cumplir el llamado que se nos ha propuesto. Todo lo que necesitas es hacer lo que Jesús hizo y enseñar los principios, pues no existe Teología más perfecta que vivir las enseñanzas de Jesús dentro de casa.

Jesús en todo, es nuestro modelo. Su Teología es perfecta y sus "métodos", funcionales. El que sigue la Teología de Jesús, nunca pecará, más por el contrario, estará cada día más santo.

Tenemos como responsabilidad consolidar a nuestra familia y mantenerla en un nivel aprobado de casa sacerdotal impecable. ¡Eso no es difícil, es un desafío! Llegaremos allí, con certeza, si nos mantenemos firmes en las promesas de la Palabra.

Visualizações: 81

Plano de Leitura Bíblica

14 Out
2 Crônicas 3 e 4
Ezequiel 40
João 6
15 Out
2 Crônicas 5 e 6
Ezequiel 41
João 7
16 Out
2 Crônicas 7
Ezequiel 42
João 8
17 Out
2 Crônicas 8
Ezequiel 43
João 9 e 10
18 Out
2 Crônicas 9
Ezequiel 44
João 11
19 Out
2 Crônicas 10 e 11
Ezequiel 45
João 12
20 Out
2 Crônicas 12 e 13
Ezequiel 46
João 13 e 14