“Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios." (Hechos 20:24)

Ignorar el llamado de Dios es decir no el éxito y firmar su fracaso. Nosotros somos una generación elegida, aunque vemos tanta gente fuera del camino, la apostasía dando la mano a profetas y a la Iglesia, negociando el llamado, ¡pero nosotros somos llamados a esta vocación!

Este nuevo comienzo es una invitación al retorno, al propósito, para que las brechas que fueron abiertas sean cerradas y el Camino sea restaurado. Las cosas son bien claras cuando nuestro corazón está en Dios, pero cuando salimos del llamado central hay un cuestionamiento de todo y poniendo en duda lo que tenemos de más preciado, la vocación.

Nuevos comienzos sin ejecutar el llamado es contradictorio, desear éxito sin trabajar en la dirección de Dios compromete el resultado y no nos da la alegría que se nos ha propuesto. Entonces, ¿qué hacer para disfrutar de un nuevo tiempo?

1. Restaurar el llamado

No hay invitación cómoda para quien quiera tener resultado relevante. Jesús dijo: "Yo os he enviado como ovejas en medio de lobos". Entonces, la honestidad de Jesús no esconde que tuvimos, tenemos y tendremos algunas dificultades en la jornada.

No podemos parar en el camino, creyendo que será fácil, no hay esa propuesta. Sin embargo, existe un buen ánimo para fortalecernos. Jesús dijo para tener buen ánimo; Él venció y usted ganará también. Restaurar el llamado, porque la invitación no fue para comodidad, sino para la confrontación.

2. Hacer lo que Él manda

La intención de Jesús es tratarnos y traer mucha orientación en el proceso del llamado. Vivir el propósito central. En nada tenemos la vida por preciosa, como podemos leer en Hechos 20:24.

El Id es irrevocable. ¡Hacer discípulo es una orden expresa de no aceptación al no! Los llamados a esta vocación hacen con alegría, los confundidos murmuran. Los llamados creen que no están haciendo nada, los oportunistas dicen que están exhaustos. Pero la orden para cumplir el llamado está de pie.

3. Vivir el propósito del llamado

La murmuración extrajo el ánimo de muchos y mató el propósito de los legítimos. Sólo los que fueron llamados a esta vocación de manera legítima van a soportar el entrenamiento. Vivir el propósito del llamado es una solemnidad respecto al que nos llamó. No basta murmurar ante Él, necesitamos rendirnos a lo que Él nos ha propuesto.

“Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar."(Hebreos 12: 1-3)

Comenzando la nueva historia creyendo en el llamado

No podemos dudar a causa de las pruebas del LLAMADO. Un conductor de camiones sufre en la carretera, un piloto de avión sufre en la conducción de la aeronave, un dentista sufre en los tratamientos bucales, un cirujano plástico sufre en sus riesgos quirúrgicos, y alguien que fue llamado para esta vocación sufre ataques.

Todos tienen sus problemas. Donde hay gente el problema de la gente aflora, donde hay individuos, no podemos huir de las realidades que rodean el carácter de ellos. Los desafíos de la gente están dentro del historial de cada uno con diversas necesidades. ¿Estás entendiendo?

Cuidar de vidas es un don que sólo soporta quien ha sido llamado a esta vocación, aquel que es seleccionado por el Rey para trabajar en Su Reino. Este se mantiene recompensado sólo por el cuidado de los pequeños del Señor. Y los que no hacen esa tarea con amor serán exhortados por el Señor. ”Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis." (Mateo 25:45)

Debemos ser perseverantes y enfocarnos en el proyecto, no existe "descanso" para quien es llamado, pero hay recompensa para quien fue escogido.

Usted forma parte de la generación de los diferentes para hacer la diferencia. Por lo tanto, si ayuda, ayude a su líder, viva el llamado que arde en su pecho e ignore las mentiras de Satanás.

¡Asuma su llamado! Usted es llamado a vivir nuevos comienzos.

Continuará ...

Visualizações: 119

Plano de Leitura Bíblica

15 Jul
1 Samuel 29 e 30
Jeremias 5
Mateus 16
16 Jul
1 Samuel 31
Jeremias 6
Mateus 17
17 Jul
2 Samuel 1
Jeremias 7
Mateus 18
18 Jul
2 Samuel 2
Jeremias 8
Mateus 19
19 Jul
2 Samuel 3
Jeremias 9
Mateus 20
20 Jul
2 Samuel 4 e 5
Jeremias 10
Mateus 21
21 Jul
2 Samuel 6
Jeremias 11
Mateus 22