“Pasó Jesús de allí y vino junto al mar de Galilea; y subiendo al monte, se sentó allí. Y se le acercó mucha gente que traía consigo a cojos, ciegos, mudos, mancos, y otros muchos enfermos; y los pusieron a los pies de Jesús, y los sanó; de manera que la multitud se maravillaba, viendo a los mudos hablar, a los mancos sanados, a los cojos andar, y a los ciegos ver; y glorificaban al Dios de Israel.”. (Mateo 15: 29-31)

Al analizar el texto de Mateo, vemos que la multitud no es gente perfecta. También sabemos que la palabra multitud está asociada con el término original demos, que significa una raza fácilmente manipulable. Pero que no hay tal significado en el texto, sino laos, que significa pueblo elegido, que es la Iglesia del Señor Jesús, con carácter comprometido.

Aprendimos en el estudio pasado acerca de las características de la multitud y cómo es posible ser moldeado por el Maestro. Ahora, veamos dos características más:


3. La multitud es un pueblo

En el texto de Mateo 15, en los versículos 29 y 31, está escrito: "Grandes multitudes" y "la muchedumbre", respectivamente. Podemos llegar al Reino como multitudes, pero el Señor nos hace un solo pueblo, porque somos la herencia de Dios.

Cuando la gente viene, está llena de conceptos y preconceptos; confundidos en la mente, pero a medida que aprenden más de Dios y crecen en intimidad con Él, se convierten en un solo pueblo. Cuando hablamos del Reino de Dios, no hay dos idiomas, no hay dos sentimientos; tenemos un corazón y un pensamiento, como se describe en Hechos 4:32. Esta multitud no se llamará masa manipulada, sino: pueblo elegido de Dios.

En ese pensamiento, debemos: Movernos en el Espíritu de Dios. Todos los milagros que vivimos dependen del Señor. Todos nos enfocamos en un propósito. En la Visión Celular, el propósito es ganar, consolidar, discipular y enviar.


4. La multitud que glorifica a Dios

Cuando llegamos como multitudes, tenemos, a priori, un interés personal. Queremos que Dios satisfaga nuestras necesidades. No buscamos al Dios que bendice, sino las bendiciones de Dios. Cuando Dios llega a nuestro corazón y saca los intereses personales, nos convertimos en personas que comprenden que él es la imagen y semejanza del Creador. Pero, como masa, buscamos intereses individuales.

“de manera que la multitud se maravillaba, viendo a los mudos hablar, a los mancos sanados, a los cojos andar, y a los ciegos ver; y glorificaban al Dios de Israel.”. (Mateo 15:31). Cuando nos convertimos en la multitud que glorifica a Dios, nuestra humanidad deja de actuar y el Espíritu de Dios entra en acción. Y luego vivimos:

4.1 Las maravillas del Padre. La palabra maravilla significa un milagro específico. Esto es lo que Dios hace en nosotros cuando estamos llenos del Espíritu Santo. Literalmente experimentamos las maravillas de Dios. Dios quiere que entiendas qué proyectos tiene para tu vida, para que milagros específicos puedan suceder en ti y a través de ti. Cuando Dios obra milagros, nos maravillamos y glorificamos, pero también quiere que cada uno de nosotros descubra que podemos ser usados para hacer que sucedan los milagros.

Mateo 15: 29-31 es la parte donde Jesús operó. En los versículos 32-39, vemos a Jesús transfiriendo la unción para que los discípulos hagan maravillas: Multiplica los panes y los peces para alimentar a la multitud. La responsabilidad en ese momento recaía en los discípulos, es decir, el Señor sanó todo tipo de enfermedades en el cuerpo y el alma, y ahora ungió a los discípulos para alimentar a la multitud:

“Y Jesús, llamando a sus discípulos, dijo: Tengo compasión de la gente, porque ya hace tres días que están conmigo, y no tienen qué comer; y enviarlos en ayunas no quiero, no sea que desmayen en el camino. Entonces sus discípulos le dijeron: ¿De dónde tenemos nosotros tantos panes en el desierto, para saciar a una multitud tan grande? Jesús les dijo: ¿Cuántos panes tenéis? Y ellos dijeron: Siete, y unos pocos pececillos. Y mandó a la multitud que se recostase en tierra. Y tomando los siete panes y los peces, dio gracias, los partió y dio a sus discípulos, y los discípulos a la multitud. Y comieron todos, y se saciaron; y recogieron lo que sobró de los pedazos, siete canastas llenas. Y eran los que habían comido, cuatro mil hombres, sin contar las mujeres y los niños. Entonces, despedida la gente, entró en la barca, y vino a la región de Magdala.”.

4.2 Lealtad a la Alianza. Pescado, en la Biblia, significa pacto. Cuando Jesús llamó a los primeros discípulos, estaban pescando. Después de resucitar y aparecer a los discípulos, Jesús pregunta si hay algo para comer y había pescado. Cuando se apareció a los discípulos en Galilea y restauró a Pedro, que lo había negado, estaba comiendo pescado.

Algo es seguro: la Iglesia debe descubrir los recursos que Dios ha puesto en sus manos. De esa manera te atreverás a tener fe, rescatar vidas y usar estos recursos para invertir en el Reino. La Iglesia tiene que prepararse para hacer una gran pesca, para tener un crecimiento sin precedentes, porque la cosecha de este tiempo será incontable.

Hoy nos enfrentamos a multitudes con varios tipos de hambre: moral, ética, física y hambre y sed de escuchar la Palabra de Dios. Jesús quiere satisfacer a la multitud a través de la Iglesia, que debe ser un lugar donde la comida espiritual debe ser pura para que la multitud sea bienvenida.

Visualizações: 137

Plano de Leitura Bíblica

18 Out
II Crônicas 9
Ezequiel 44
João 11

19 Out
II Crônicas 10 e 11
Ezequiel 45
João 12
20 Out
II Crônicas 12 e 13
Ezequiel 46
João 13 e 14
21 Out
II Crônicas 14 e 15
Ezequiel 47
João 15 e 16
22 Out
II Crônicas 16 e 17
Ezequiel 48
João 17 e 18
23 Out
II Crônicas 18 e 19
Daniel 1
João 19
24 Out
II Crônicas 20
Daniel 2
João 20 e 21