“Pero los cobardes e incrédulos,…. tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda” (Apocalipsis 21: 8)

Es necesario traer luz al corazón de la Iglesia de Jesús para generar una nueva mentalidad en el Cuerpo de Cristo, que es vivo, y en esta unción hacer lo mejor para Dios. Para ello, es necesario vencer el miedo y entender que estamos revestidos de autoridad y poder.

Necesitamos ser valientes, hombres y mujeres revestidos de autoridad para vencer el miedo. Nuestro liderazgo debe estar respaldado por el coraje para caminar según el corazón del Padre, pues los miedosos no heredarán el Reino. Quien nos respalda en la caminata es Dios, el Señor Todopoderoso, que no conoce derrotas.

Cuando hablamos de ser valientes, valerosos, nos referimos a valores, muchos de los cuales fueron olvidados por la Iglesia de Jesús y necesitan ser recobrados. Estamos hablando de una posición de honor que el que nos confió fue el Señor. No hay que temer, incluso en medio de situaciones adversas.

Usted es un valiente de Dios

Los valientes de Dios necesitan ser ministrados para reconocer estas dos armas - el miedo y la herida - para que el enemigo no los controle. Es tiempo que la Iglesia camine sabiendo quién es de hecho, y en quien ella cree. "Para que se sepa desde el nacimiento del sol, y desde el poniente, que fuera de mí no hay otro; yo soy el Señor, y no hay otro" (Isaías 45: 6)

Hay dos tipos de miedo:

. Miedo espiritual. El miedo espiritual es colocado por los demonios.

. Miedo natural. El miedo natural se instala en las relaciones personales poco sanas, y es difícil de ser gobernado.

Debemos detectar el tipo de miedo que nos rige para ser liberados y transformarnos en el valiente que Dios ha proyectado que seamos. Al final, sólo hay una manera de vencer, tanto lo espiritual y lo natural: teniendo a Jesús como el Maestro de nuestra vida. Entonces sabremos a quién debemos temer.

El hecho de tener experiencia con Dios nos da la seguridad de que nada podrá detenernos todos los días de nuestra vida. "Así como fui con Moisés ..." (Josué 1: 5). Servimos a Dios por temor - reconocimiento de autoridad, y no por miedo de castigo. Dios es amor, y el perfecto amor echa fuera el miedo ... y quien tiene miedo no está perfeccionado en el amor (1 Juan 4:18).

Entrena tu confianza en Jesús

La única forma de ser sanado del miedo es ser ministrado en la confianza en Jesús. Él es mi confianza suficiente para que sea sanado de cualquier ataque maligno o daño relacional. Mi razón en Jesús es lo suficientemente buena para anular cualquier tipo de miedo, espiritual o natural.

Cuando estamos pasando por una dificultad o un desierto, somos probados para ver si estamos con nuestra confianza establecida en Dios o en las situaciones que nos rodean. ¡Seremos aprobados! ¿Cuándo? Cuando pasamos por el fuego, por el agua, etc. "Cuando pasas por las aguas, yo seré contigo; cuando por los ríos, ellos no te ahogarán; cuando pasas por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. " (Isaías 43: 2)

Debemos entrenar nuestra confianza en Jesús. Hemos recibido uno del valor apóstol Pablo al ministerio cuando dice: (Filipenses 3: 13,14) "En cuanto a mí ... olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, ... prosigo a la meta.". Cuanta más batalla tenemos, más combustible tendremos para proseguir hacia el blanco. Continúe, independientemente de la prueba, no pare el proyecto a causa de la prueba. Es tiempo de ser entrenados para una conquista mayor.

Dios está por encima de todo y de todos

. Nuestra prueba no es mayor que nuestro Dios. Todas las pruebas que vienen a nosotros ya tienen, por parte de Dios, el amén del Trono. Si no somos aprobados, es debido a una decisión errónea que tomamos en el camino de la caminata. Dios está por encima de las pruebas y es Él mismo quien nos sostiene con su diestra.

. Ningún problema es tan grande que Él no puede resolver. Nuestro problema no es el problema. Son nuestras actitudes ante el problema, como reaccionamos, que hacen el problema grande o pequeño. Nuestra solución es mayor que todo. Tira los ojos de las circunstancias y colócalos en tu esperanza.

Guerreros, hombres y mujeres de valor y de valentía, que la unción de la gracia multiplicadora los alcance y los haga más que vencedores (Romanos 8:37). Su vida debe ser un instrumento para la alabanza y la gloria del nombre de Aquel que los llamó: Cristo, esperanza nuestra.

Recuerde que el herido y el miedoso no conquista territorios. Sepa que usted tiene un Dios grande y, por lo tanto, debe avanzar a la batalla, como está escrito, “Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: !!Abba, Padre!” (Romanos 8:15) "Y desde los días de Juan, el Bautista, hasta ahora, el reino de los cielos es tomado a la fuerza, y los violentos lo toman de asalto." (Mateo 11:12)

La llamado de Dios para nosotros, como hijos amados, es para vencer en coraje. Las promesas de Dios no incluyen el miedo, sino la osadía que cada conquista requiere para, al final de la guerra, traer el botín.

Estamos revestidos de autoridad para vencer el miedo, porque nuestro Dios así nos constituye. Formando al hombre, después de soplar en él el aliento de vida, las consignas fueron: "Y Dios dijo, Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y domine sobre los peces del mar, y sobre las aves de los cielos, y sobre el ganado, y sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se mueve sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen: a la imagen de Dios lo creó; hombre y la mujer los creó. Y Dios los bendijo, y Dios les dijo: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra, y sujetadla; y dominen sobre los peces del mar y sobre las aves de los cielos, y sobre todo animal que se mueve sobre la tierra. "  (Génesis 1: 26-29). Desde el principio, estás revestido de autoridad para vencer el miedo.

Visualizações: 59

Plano de Leitura Bíblica

15 Jul
1 Samuel 29 e 30
Jeremias 5
Mateus 16
16 Jul
1 Samuel 31
Jeremias 6
Mateus 17
17 Jul
2 Samuel 1
Jeremias 7
Mateus 18
18 Jul
2 Samuel 2
Jeremias 8
Mateus 19
19 Jul
2 Samuel 3
Jeremias 9
Mateus 20
20 Jul
2 Samuel 4 e 5
Jeremias 10
Mateus 21
21 Jul
2 Samuel 6
Jeremias 11
Mateus 22