"Porque está escrito: mandará a sus ángeles, de ti, para que te guarden ..." (Lucas 4:10)

Hay una necesidad de ser prosperados. ¿Por qué? Porque la prosperidad es incrementación de bienes que podemos tener. Podemos agregar bienes de diversas formas: trabajando, por herencia, o por una bendición liberada. Hay personas que no esperan y, de repente, terminan siendo prósperas. Esto sucede porque la prosperidad obedece a principios. Nadie es próspero sólo porque lo es, sino por cumplir principios. Todos los que caminan en la ruta de la honra ciertamente prosperarán.

La prosperidad es el resultado de una acción de honra en la dirección de Dios, del Reino, del Rey, del líder y de las vidas. Usted prospera por acciones favorables que colaboran con su prosperidad. Quien piensa en tener prosperidad para aprovisionamiento tendrá prosperidad para administrar. Quien piensa en prosperidad para acumular bienes e inmuebles tendrá prosperidad para acumular bienes e inmuebles. Quien piensa en prosperidad para hacerse rico o millonario tendrá que hacer los caminos para hacerse rico o millonario.

En el estudio pasado vimos que la prosperidad obedece a acciones y semillas. Lo que hizo que Abraham prospere y salga de Egipto extremadamente rico, fue porque por donde él pasaba, levantaba un Altar y entregaba una ofrenda a Dios, un sacrificio. Abraham entró pobre en Egipto y salió rico. Esto es la prueba de una ofrenda, pues toda ofrenda en la Tierra provoca una reacción en el cielo. Para que usted pueda estar en el reino, Dios tuvo que entregar una ofrenda que provocó una reacción en el cielo: Yeshua, el Hijo.

TODA SEMILLA TIENE UNA COSECHA

Plantamos si queremos, pero todos los que plantan cosechan frutos según la especie de su semilla. Porque la siembra es libre, pero la cosecha es obligatoria. Sólo planta quien cree en esa verdad. Quien no cree que al plantar una semilla va a cosechar su fruto no cosecha en la proporción de prosperidad que Dios tiene para su vida.

¿Cómo plantar sin creer en la semilla que está siendo plantada? Usted necesita creer y estar apto para enfrentar los desafíos de la espera. Todos los líderes que son desatados siempre están al frente para ofrendar porque creen. Dios derrama bendiciones sobre los que creen en la plantación que hacen. Por amor a Él, Él destruye los saltamontes que prendía y ataba el cultivo. Eso es una promesa. Es placer de Dios ver a sus hijos prosperar. Pero no todos los hijos de Dios tienen acciones de prosperidad. Pero los que accionan acciones de prosperidad tienen la suerte totalmente cambiada.

La Biblia dice que el mejor de los primeros frutos debe ser del sacerdote para que repose la bendición en su casa. Cuando usted ministra al sacerdote, está plantando bendición y prosperidad para su casa, provocando una poderosa bendición para su familia y descendientes.

LA PROSPERIDAD ES CREADA POR PRINCIPIOS

La prosperidad no viene por accidente. La prosperidad es la respuesta de una semilla. Si usted quiere saber cómo prosperar, participe del principio de la siembra y la cosecha y la unción de la alegría estará con usted. Toda persona de mano cerrada es pobre. Cada vez que alguien cierra su mano para no dar, frena una prosperidad que vendría en su dirección. Pero los que abren las manos para dar, tienen la prosperidad acompañándolos en su ruta.

No hay satisfacción misturada con tristeza. Nadie, al entrar en un entierro, se alegra por causa del difunto. Por lo menos, ese no es un actuar normal en el ser humano. No se comparte alegría en medio de tristeza. La Biblia muestra que toda semilla plantada con alegría provoca prosperidad en el espíritu, el alma y el cuerpo.

Dios quiere derramar un bautismo de alegría en sus hijos para que crean y participen de la prosperidad.

Usted puede construir prosperidad. Cuando nace, es su función desarrollarla. Usted debe tener luces encendidas en su dirección. No camine por rutas oscuras que ponen en riesgo su prosperidad.

La prosperidad no puede ser construida bajo luces extrañas. Lúcifer, ángel de luz, logra engañar señalando rutas robadoras de la prosperidad. Hay gente que toma la prosperidad que Dios les da y la colocan bajo luces extrañas, en lugares no aprobados. Después miran hacia atrás y le preguntan a Dios qué pasó. Pero no es Dios quien tiene la respuesta, son ellas mismas, pues desperdiciaron las bendiciones.

LA PROSPERIDAD TIENE ENFOQUES CORRECTOS

Usted no puede invertir en algo que no produce resultados. ¿Cómo vas a invertir en un negocio, si no estás seguro de que es Dios quien está dando la dirección? Porque hay personas que saben que Dios no está bendiciendo, pero aun así entran en negocios oscuros. No piden consejo a nadie, y cuando la bomba viene, recién buscan ayuda, porque no quieren administrar solas su fracaso.

Dios no quiere que usted arriesgue las bendiciones que recibe. Construya caminos facilitadores para la prosperidad, entendiendo que la prosperidad tiene enfoques correctos. David dijo que en la luz vemos luz; todo bajo la luz es seguro, es perfecto. Si usted busca caminos de prosperidad en la oscuridad, no será aprobado. La oscuridad es una señal de error y no de prosperidad

No prostituya su prosperidad ni la coloque en manos sospechosas. Las brechas abiertas son oportunidades que le permiten a Leviatán entrar en nuestro territorio. Pero aquellos que plantan la semilla con alegría, cosecharán prosperidad justicia y paz.

Todo lo que roba la paz, es porque está fuera de la luz. No arriesgue su prosperidad. Camine en la ruta correcta de la prosperidad y sea honrado por Dios hoy y siempre.

Visualizações: 67

Plano de Leitura Bíblica

21 Out
2 Crônicas 14 e 15
Ezequiel 47
João 15 e 16
22 Out
2 Crônicas 16 e 17
Ezequiel 48
João 17 e 18
23 Out
2 Crônicas 18 e 19
Daniel 1
João 19
24 Out
2 Crônicas 20
Daniel 2
João 20 e 21
25 Out
2 Crônicas 21 e 22
Daniel 3
Atos 1
26 Out
2 Crônicas 23
Daniel 4
Atos 2
27 Out
2 Crônicas 24
Daniel 5
Atos 3 e 4