"Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra."(Romanos 13: 7)

Tributo, en hebreo es mass, correspondiente a impuestos (César y Dios); es honra espiritual. También quiere decir recompensa, reconocimiento; una honra pública, una gratitud verbalizada. Cuando hablamos, prestamos tributo. Es un respeto que cruza la línea de la vida. Hasta la ceremonia póstuma exige tributos. Es necesario expresar cuándo y cuánto el individuo plantó en vida, significa reconocimiento legítimo.

Respeto. La palabra tiene el mismo origen de honrar y respetar. Y la intención es que quien cumpla esta Mizvah, entonces recibirá a cambio largos días de vida. Es lo mismo que honrar al padre y madre para tener días largos. ¡Nunca es demasiado para agradecer y siempre es sano agradar! Necesitamos practicar ese ejercicio, reconocer a los que ministran sobre nosotros, guardarlos en alta estima y reconocer el trabajo arduo que realizan sobre nosotros.

HONRA A DIOS
"El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi honra? y si soy señor, ¿dónde está mi temor? dice Jehová de los ejércitos a vosotros, oh sacerdotes, que menospreciáis mi nombre. Y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre?" (Malaquías 1: 6)

Hay niveles de HONRA, y lo principal es la HONRA A DIOS, que cuando se pone en práctica nos lleva al éxito y nos hace vivir agradando el corazón del Padre. Como hijos, necesitamos ser encontrados honrando a Aquel que todo nos dio y que nos confió un legado, y jamás despreciarlo.

La Biblia dice que debemos tributar al Señor gloria y fuerza, honra y alabanza, adoración a su Santo nombre. “Tributad a Jehová, oh familias de los pueblos, Dad a Jehová la gloria y el poder. Dad a Jehová la honra debida a su nombre; Traed ofrendas, y venid a sus atrios. Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad; Temed delante de él, toda la tierra.” (Salmo 96: 7-9). Honrar al Señor es un código que debemos ejercer en nuestra vida. Y el texto de Salmo dice que la honra debe ser también para todas las familias, de todos los pueblos. Honra en forma de tributo y no de cualquier forma, sino con gloria y fuerza a nuestro Dios. Dios es digno de recibir la gloria que se debe a Él y a su nombre.

Podemos honrar a Dios de diversas maneras, adorándolo, alabándolo, exaltando, entregando nuestros días a Él y dándole las ofrendas debidas, sirviéndole con todo nuestro ser, haciendo exactamente lo que el Salmo dice: Entrando en sus atrios y adorándolo, siempre con vestiduras santas; temerosos ante él. Honrándolo por quien realmente Él es.

Honramos a Dios cuando demostramos a través de nuestra forma de vivir el amor de Cristo que está en nosotros. No se trata sólo de mostrar a los demás, sino de expresar en nuestro liderazgo el carácter de Jesús. Cuando la honra comienza en el corazón es fácilmente demostrado en el exterior. Jesús repitió las palabras de Isaías 29:13, refiriéndose al pueblo que honraba a Dios, pero su corazón estaba completamente lejos de Él. Es en el territorio que nadie ve, el corazón, sino que Dios examina, que la honra debe comenzar. La honra no se refiere a lo que la gente ve o piensa sobre nosotros, sino a lo que el Señor sabe acerca de nosotros y las elecciones que hacemos y actitudes que tomamos, porque todo eso va a reflejar el lugar de honra que Dios ocupa en nuestros corazones.

Honrar a los padres
“Honra a tu padre y a tu madre, como Jehová tu Dios te ha mandado, para que sean prolongados tus días, y para que te vaya bien sobre la tierra que Jehová tu Dios te da." (Deuteronomio 5: 16)

Honrar padre y madre consiste en ayudar, socorrer, participar, tratar bien, ser leal. Es una moneda de inversión que resulta en una vida larga en la tierra con el legado del éxito. Jesús citó la importancia de los hijos honrar a los padres, como un principio que comienza en el decálogo (Éxodo 20:12) y que también se puede encontrar en otros pasajes bíblicos.

El principio de la honra forma el carácter de éxito. Por eso, hijos que deshonran a los padres y no hacen el camino de retorno, estarán en desventaja siempre, hasta que convierten el corazón del mal camino. Pero también hay en la Biblia una advertencia para que los padres no provoquen la ira en sus hijos, o sea, los padres no deben ser causantes de la deshonra. "Y vosotros, padres, no provoques la ira a vuestros hijos, sino criadlos en la doctrina y administración del Señor." (Efesios 6: 4). Aquel que provoca ira está buscando la deshonra y no podrá cosechar honra, cosechará, por su plantación, deshonra, vergüenza doble. ¡Honra lo que se hace dará honra al que construye! Un padre que sabe honrar al hijo tendrá una respuesta en la historia de existencia mucho más ampliada que los padres comunes.

HONRA ESPIRITUAL
"Porque los labios del sacerdote han de guardar la sabiduría, y de su boca los hombres buscarán la ley porque él es el mensajero del Señor de los ejércitos." (Malaquías 2: 7)

El Sacerdote, el Pastor, el Líder es el que cuida a los discípulos que Dios confió en sus manos. Pastores y líderes y han tenido muchas conquistas, pero cuando miramos a lo secular, es notorio que grandes empresas dan más honra a sus ejecutivos de lo que las Iglesias dan al PASTOR. No significa que el Pastor sea el ejecutivo de la Iglesia, sólo estoy usando el sentido figurativo.

La Biblia dice que debemos honrar a los sacerdotes que están sobre nosotros y atribuirles respeto y honra, así como para todo el liderazgo: " Hecho esto, también los otros que en la isla tenían enfermedades, venían, y eran sanados; los cuales también nos honraron con muchas atenciones; y cuando zarpamos, nos cargaron de las cosas necesarias.. "(Hechos 28: 9,10). "Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros. "(1 Tesalonicenses 5:12). "Obedeced a vuestros pastores, y sujeta a ellos; porque velan por vuestras almas, como aquellos que han de dar cuenta de ellas; para que lo hagan con alegría y no gimiendo, porque eso no os sería útil. "(Hebreos 13:17)

¡La unción que honramos, en ella prosperamos! Al líder que honramos, es a quien servimos. ¡Ser siervo es entrar en el ejercicio de la honra! A quien servimos es a aquel que amamos. Se honra principalmente por reconocimiento.

Visualizações: 111

Plano de Leitura Bíblica

14 Out
2 Crônicas 3 e 4
Ezequiel 40
João 6
15 Out
2 Crônicas 5 e 6
Ezequiel 41
João 7
16 Out
2 Crônicas 7
Ezequiel 42
João 8
17 Out
2 Crônicas 8
Ezequiel 43
João 9 e 10
18 Out
2 Crônicas 9
Ezequiel 44
João 11
19 Out
2 Crônicas 10 e 11
Ezequiel 45
João 12
20 Out
2 Crônicas 12 e 13
Ezequiel 46
João 13 e 14