"Bienaventurado el hombre que soporta la prueba; porque, después de ser aprobado, recibirá la corona de la vida, que el Señor prometió a los que le aman" (Santiago 1:12)

¿Quién es el líder o el hijo de Dios que no pasa pruebas? Nadie se escapa. Sin embargo, quien es de Dios busca vencer la prueba, ser aprobado y se fortalece en el Reino día tras día. El objetivo final es ser aprobado y recibir la corona de la vida.

En el Reino, usted va a vencer la carne, sumando victorias e incluso en las aparentes frustraciones, tendrá una respuesta favorable de Dios, un respaldo divino y será aprobado en su carácter. Tal actitud hará de ti un líder que vive para honrar al Rey y que da testimonio a los discípulos.

VENZA LAS SEDUCCIONES Y SEA UN INFLUENCIADOR

"Vigilad y orad, para que no entréis en tentación; a la verdad, el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil"  (Mateo 26:41)

Un líder está sujeto a las mismas tentaciones de los discípulos, pero debe ser el primero en dar ejemplo en el Reino y no dejarse seducir por las seducciones del mundo que lo sacan del propósito, principalmente las seducciones por las invitaciones que usted recibe y cree que necesita aceptar para mantener la convivencia social.

¡Usted no necesita eso! Cuando usted cede a las seducciones de este mundo, pierde la autoridad en el reino del espíritu para enseñar a los discípulos, porque usted deja de ser Modelo. Mantenga su convivencia social sí, pero con personas que no le van a llevar a ambientes que tienen la apariencia del mal. Y si necesitas entrar en esos lugares, que sea para ganar vidas para Jesús.

¡El líder debe ser la diferencia! El líder debe ser el influyente y no el influenciable. "No os engañéis: las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres" (1 Corintios 15:33). Para ello, se hace necesario no dar atención en algunas situaciones a los discípulos que vienen con malas conversaciones y aún para cualquier persona que se acerque con conversaciones vanas. "No me he asentado con hombres vanos, ni converso con los hombres disimulados" (Salmo 26: 4)

Los discípulos necesitan saber que usted es firme en Dios y que su búsqueda es para fortalecerse en el Reino y también para fortalecerlos, y no para dar salida a la carne y al mundo. El sí que usted da a la carne y al mundo, será cobrado e, incluso, refregado en su cara en momentos oportunos.

El líder no debe aferrarse al texto de I Corintios 9:22, en el cual Pablo dice que se hacía débil para ganar a los débiles, con el fin de justificar su carnalidad o debilidad. El Apóstol Pablo dijo esto para filósofos y no ante amenidades, de carnalidades. Él estaba en una discusión filosófica, en el campo de las ideas, debatiendo con hombres que convencían a los demás acerca de otros dioses. Él se hizo débil para ganar a los débiles y sabio para ganar a los sabios ante una discusión inteligente y no sumergida en las cosas del mundo.

VIVA EL REINO DONDE DIOS LO PLANTÓ

"Y Jesús le dijo: Nadie, que lanza mano del arado y mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios." (Lucas 9:62)

Quien realmente es de Dios le dice no al mundo, y si, a las cosas de Dios, porque no mide esfuerzo para vivir el Reino donde Dios lo plantó. Líder, esa debe ser su enseñanza a los discípulos. Los discípulos no deben contaminarse con las cosas de este mundo, pues ese no es el llamado bíblico. El llamado bíblico es de santidad. Y la santidad no da derecho a negociar con el mundo, ni con el diablo, ni con la carne. Si el Señor lo colocó en un lugar estratégico, ya sea como Daniel, caiga hasta en el hoyo de los leones, pero no niegue la esencia de Dios en su carácter. Usted conquista a los discípulos por su testimonio y no asociando su mente a los patrones mundanos.

Hay una doctrina moderna que dice que todo está permitido, que Dios es misericordioso y cada uno puede vivir como quiere, pues está en la era de la gracia. Esta doctrina dice que nadie necesita intervenir en la vida del otro, ni advertir, ni amonestar, ni exigir los patrones bíblicos. Pero en la Visión Celular en el Modelo de los 12, no aceptamos esa doctrina ni ninguna otra que enseñe contra la verdad de la Palabra.

Algunos discípulos vienen al discipulador haciendo la reivindicación de que son libres y que no quieren que el líder se entromete en su vida. No podemos ser invasivos, pero tenemos que ser cuidadosos y velar por el rebaño que Dios ha confiado en nuestras manos.

Líder, usted fue llamado a vivir el Reino y eso implica colocarse en el discipulado, con amor y respeto, haciendo su parte para no dejar las ovejas en la boca del lobo. Claro que algunos harán resistencia, pero la mayoría entenderá su posicionamiento de cuidado y celo. Algunos líderes, por temor a decir que no viven según los patrones del mundo, han aceptado posturas incorrectas de los discípulos. Usted necesita enseñarles que no es normal: pendiente para hombres, tatuajes, beber, fumar, prostituirse ... Estas son actitudes que no van de acuerdo con la Palabra de Dios. Y más, esa no es la vida que Dios tiene para Sus hijos.

No sirve de nada una Célula llena de personas o un equipo de 12 que camina de cualquier manera. Como líder espiritual, usted será llamado a rendir cuentas por Dios, porque el Señor le ha confiado un rebaño de ovejas que no puede ser transformado en un rebaño de machos cabríos. Y los que son chivos, necesitan cambiar la naturaleza a la oveja. Esta es la misión del líder comprometido con el Reino que busca cumplir el propósito del Señor. Un verdadero líder transforma un rebaño de machos cabríos en ovejas y no permite que el lobo y el oso devoren a los discípulos que forman parte del rebaño del Eterno.

Líder y discípulos deben andar conectados sólo con Dios y el Reino. Entonces, no permitan que la doctrina de la normalidad entre en sus vidas. No es la Biblia que necesita convertirse a nosotros, somos nosotros quienes diariamente necesitamos convertirnos a la Biblia. "No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, para obedecerle en sus concupiscencias; ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado por instrumentos de iniquidad; pero presentense a Dios, como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios, como instrumentos de justicia. Porque el pecado no tendrá dominio sobre vosotros, pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia. [...] Pero gracias a Dios que, habiendo sido siervos del pecado, obedeciste de corazón a la forma de doctrina a la que te habéis entregado. Y, liberados del pecado, habéis sido hechos siervos de la justicia. "(Romanos 6: 12-14,18)

Visualizações: 69

Plano de Leitura Bíblica

14 Out
2 Crônicas 3 e 4
Ezequiel 40
João 6
15 Out
2 Crônicas 5 e 6
Ezequiel 41
João 7
16 Out
2 Crônicas 7
Ezequiel 42
João 8
17 Out
2 Crônicas 8
Ezequiel 43
João 9 e 10
18 Out
2 Crônicas 9
Ezequiel 44
João 11
19 Out
2 Crônicas 10 e 11
Ezequiel 45
João 12
20 Out
2 Crônicas 12 e 13
Ezequiel 46
João 13 e 14