Visitó Jehová a Sara, como había dicho, e hizo Jehová con Sara como le había prometido. Sara concibió y dio a Abraham un hijo en su vejez, en el plazo que Dios le había dicho.  Al hijo que le nació, y que dio a luz Sara, Abraham le puso por nombre Isaac. Circuncidó Abraham a su hijo Isaac a los ocho días, como Dios le había mandado. Tenía Abraham cien años cuando nació su hijo Isaac. Entonces dijo Sara: «Dios me ha hecho reír, y cualquiera que lo oiga se reirá conmigo.» Y añadió: «¿Quién le hubiera dicho a Abraham que Sara había de amamantar hijos? Pues le he dado un hijo en su vejez.» (Génesis 21: 1-7)

El concepto o identidad de hijo es para que Dios nos muestre quién es, y también para restaurar nuestra vida. Él es Dios que restaura historias y quiere restaurar su historia plenamente. Toda imagen negativa que usted asimiló de su padre, de su madre, de los líderes patriarcales y matriarcales, influenciaron su historia de forma positiva o negativa.

Todo concepto de hijo que tienes está relacionado con tu padre y tu madre. Este concepto puede ser muy bueno, indiferente, razonable, amplio, traumático, etc. Pero algo es cierto: ese concepto es, exactamente, de acuerdo con la lectura que usted hace de sus padres. Usted puede pensar: "Pero yo no tuve un padre". Entonces, su concepto es de un padre ausente. Y ese concepto es una somática conductual dentro de su factor social, ético, moral y familiar. Pero todas las situaciones distorsionadas, que causaron rasguños en su alma, serán tratadas por Dios. El Señor te moldeará y ajustará tu identidad de hijo, pues Dios es Perfecto en todo, es Perfecto como Padre.

Algunos tienen mucha dificultad en relacionarse con Dios Padre a causa de la mala imagen que tienen de los padres o de las personas que tuvieron participación en su formación. Cuando esto sucede, es común que haya una distorsión de entendimiento sobre quién es Dios. Es por eso que Dios envió estratégicamente a su Hijo Jesús, para que, de hermano a hermano, haya en nosotros una mejor comprensión acerca de Su persona.

La Biblia dice que un día Felipe llamó a Jesús y le pidió que le mostrara al Padre, y Jesús respondió que Él era el Padre. "Le dijo Felipe: Señor, muéstranos al Padre, y eso nos basta. Jesús le respondió: ¿Hace tanto tiempo que estoy con vosotros, y aún no me conocéis, Felipe? Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre; como dices tú: ¿Muéstranos al Padre? ¿No crees tú que yo estoy en el Padre, y que el Padre está en mí? Las palabras que yo os digo, no las digo por mí mismo; pero el Padre, que permanece en mí, es quien hace sus obras. " (Juan 14: 8-10). Esta petición revela la carencia y la necesidad que tenemos de conocer al Padre.

Jesús, a través de su muerte y resurrección, nos llevó hasta el Padre, cumpliendo así su misión más grande. Cada discipulador necesita engendrar en su carácter el carácter de padre y, cada discípulo, el carácter de hijo. Así, ambos tendrán una identidad que no se equivoca, ni en su proyecto, ni en su conquista.

En Génesis 12: 1-8, vemos que la historia de Abram revela una identidad de padre y una identidad de hijo. La historia se canaliza para este foco central: la identidad de padre y de hijo. "El Señor le dijo a Abram: Sal de tu tierra, de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que yo te mostraré. Yo haré de ti una gran nación; te bendeciré, y engrandeceré tu nombre; y tú, sé una bendición. Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré al que te maldigan; y en ti serán benditas todas las familias de la tierra. Partió, pues, Abram, como el Señor le había mandado, y Lot con él. Tenía Abram  setenta y cinco años cuando salió de Harán. Abram llevó consigo a Sarai, su mujer, ya Lot, hijo de su hermano, y todos los bienes que habían adquirido, y las almas que les añadieron en Harán; y salieron a la tierra de Canaán; y la tierra de Canaán llegaron. Pasó Abram por la tierra hasta el lugar de Siquem, hasta el roble de Moré. En ese tiempo estaban los cananeos en la tierra. Pero apareció el Señor a Abram, y dijo: A tu simiente daré esta tierra. Abram, pues, edificó allí un altar al Señor, que le había aparecido. Entonces pasó de allí al monte al oriente de Betel, y armó su tienda, quedándole Betel al occidente, y Ay al oriente; también allí edificó un altar al Señor, e invocó el nombre del Señor.

El Señor muestra que la identidad de padre no es buscar ilegitimidad, caminos torcidos, caminos diferenciados de la razón y de la promesa. El Señor muestra que hay una promesa que no puede ser equívoca, y para que se cumpla, es necesario que una identidad sea formada. Y para eso es necesario tener una familia con una promesa, tener confianza en quien hace la promesa, creer en la unción de alegría.

1. TENER UNA FAMILIA CON UNA PROMESA

Yo suelo decir que mi padre no nos dio muchos bienes materiales, pero tenía características muy fuertes. Él era un contador de historias y nos estimulaba a pensar. Nací en una familia de 12 hijos, y siempre agradezco a mi madre por no haberme abortado, a pesar de la gestación muy difícil y del hecho de tener ya nueve hijos. Otra característica muy fuerte de mi padre era dejarnos seguros por el hecho de saber de quién éramos hijos. Él decía: "Vaya hasta tal lugar y haga tal cosa, y si alguien le pregunta que usted es hijo de Terra Nova". Y así fue como crecí, escuchando las historias de mi padre que me estimulaban a pensar y confiar que yo era hijo de Terra Nova.

Cuando alguien me miraba "atravesado", decía enseguida que era hijo de Terra Nova, y era consciente de que nada me pasaría. Alabo a Dios por las enseñanzas de mi padre, pues hoy no tengo ninguna dificultad en comprender que Dios me dio un nombre que cargue para siempre, el nombre de Yeshua Ha Mashiach.

Usted necesita tener una familia con una promesa, una promesa que sea clara. Muchos no saben de quién son hijos, no conocen la historia de sus padres y no tienen intimidad con la familia. La familia no tiene propuesta, no se reúne para hacer una programación, vive totalmente fuera de la propuesta. La Biblia nos enseña que, si queremos vivir en familia, necesitaremos conocer la identidad de esa familia. Dios desea levantar una familia que no será equívoca en sus pasos, una familia moldeada en las promesas del Altísimo para que ninguna de esas promesas sea abortada.

Dios dio a la familia de Abram la promesa de que serían bendecidos en todo. En el lugar en que pusieran las manos habría prosperidad. Esta familia sería generadora de bendiciones. Lo mismo puede suceder con nosotros, basta creer. "Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré al que te maldigan; y en ti serán benditas todas las familias de la tierra. "(Génesis 12: 3)

Visualizações: 78

Plano de Leitura Bíblica

14 Out
2 Crônicas 3 e 4
Ezequiel 40
João 6
15 Out
2 Crônicas 5 e 6
Ezequiel 41
João 7
16 Out
2 Crônicas 7
Ezequiel 42
João 8
17 Out
2 Crônicas 8
Ezequiel 43
João 9 e 10
18 Out
2 Crônicas 9
Ezequiel 44
João 11
19 Out
2 Crônicas 10 e 11
Ezequiel 45
João 12
20 Out
2 Crônicas 12 e 13
Ezequiel 46
João 13 e 14