“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él." (1 Juan 2:15)

Vivimos una era de la organización del reino espiritual llamado cosmoscratorias, es decir, mundo organizado, un sistema montado para engañar la mente de los salvos, y principalmente de niños, adolescentes y jóvenes. Pero eso no significa que los mayores, o maduros, estén exentos.

Necesitamos estar atentos y apegarnos al amor de Dios. Si no vigilamos, se corre el riesgo de amar más el mundo que a Dios. Nunca podemos olvidar que somos salvos en Cristo Jesús, pero hay una organización que quiere despertar en nuestro corazón el amor por el mundo, poner un patrón, una regla dentro de nosotros y moldearnos en el parámetro del mundo, de los hijos de las tinieblas, desvirtuando el carácter de Cristo.

La Palabra de Dios nos dice no amar al mundo, porque quien ama al mundo elimina a Juan 3:16 de su vida. "Porque Dios amó al mundo de tal manera que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no perezca, sino que tenga vida eterna." El que ama al mundo desprecia el amor de Dios. No hay como tener dos niveles de amor. El amor del mundo es el Eros, el de Dios es el Agape o Ahava, completo, genuino, que nos aleja del mundo y nos acerca a la Cruz.

Ser creyente es vivir ese Agape de Dios. Nuestra misión en el mundo es ardua, pero maravillosa. Es difícil, pero tiene su recompensa, es llamada por Yeshua de vida abundante, plena y desbordante. Esta vida abundante no admite los patrones del mundo. No son los patrones del mundo que nos rigen sólo porque alguien los ha establecido. Lo que nos rige es el principio de Yeshua que está impregnado en nuestra esencia.

Cuando el apóstol Juan dice que si alguien ama al mundo, el amor del Padre no está en él, se refiere a la organización cosmoscratórias que es una mente gobernada, dominada, atada a las cosas de Dios y esclavizada por el diablo, por personas y sistemas. Hay un sistema queriendo atravesar el punto de dominar mentes, sentimientos y valores. Para muchas personas, se necesita otro nivel de liberación, una liberación en la mente, que está atada y atrapada por el sistema del mundo.

VIVA LOS PATRONES DE LA PALABRA

Para tener una vida de santidad, hay que vivir los patrones aprobados por la Palabra de Dios y no los patrones propuestos y negociados por el mundo. Nuestros códigos internos y privados revelan a qué grupo pertenecemos. Los grupos homogéneos se prefieren. Es por eso que las personas santas andan con personas santas.

En el mundo espiritual, se reconocen y saben que son agentes del Dios vivo, hombres y mujeres santos que reflejan la naturaleza del Padre. En ti, existe el código de la santidad.

DESEE SER SANTO

Los santos se prefieren, son homogéneos. Vive la santidad en todo lo que hagas. Por ejemplo: ¿Forma parte de un grupo de WhatsApp? Algunas personas llegan a publicar figuras obscenas y luego piden disculpas diciendo que fue para el grupo equivocado. Ahora bien, quien pone imágenes con dudoso sentido es porque tiene una duda sobre sí.

Usted necesita quitar la duda que está sobre usted. Mucho más nocivo que enviar una imagen obscena a alguien, es que usted se envié el mensaje a asimismo. El código del pecado debe ser roto de su vida para que el diablo no esclavice su alma ni su mente con inmoralidad. Inmoralidad y santidad, así como pensamientos dudosos, no conviven juntos.

¿Qué hacer? Envía misiles en el reino del espíritu y destruye las flechas malignas que recibes a través de pensamientos, imágenes, palabras... No te pierdas el amor del Padre para insertar el amor del mundo. No cambie su santidad por momentos de inmoralidad.

Usted exhalará tanta santidad, que atraerá a las personas santas. Quien quiera pecar tendrá que buscar a otra persona, pero quien quiera santidad te buscará a ti.

DESEO EL AMOR DEL PADRE

Rechaza el amor del mundo y las cosas del mundo. Quien ama el mundo no se mezcla con el amor de Dios. Imagínese una novia que llega al novio, lo llama por su nombre para una conversación y, muy fríamente, dice que está dividida entre otro amor. ¿Crees que ese matrimonio será cierto? ¿Quieres a alguien dividiendo amor? Dios es exigente, Él no quiere que usted divida el amor con el mundo, con la carne y el diablo.

El amor del mundo es negar y rechazar el amor de Dios Padre. Muchas personas están así: vacías del amor de Dios y llenas del amor del mundo, porque dejaron que la influencia del mundo espiritual entre y establesca un nuevo patrón.

Una vida de santidad exige que usted viva los patrones aprobados por Dios y no los códigos particulares que atraen carnalidades. Usted tiene un ADN que atrae la gloria del Señor y el amor del mundo no debe tener lugar en su vida.

USTED ES SANTO

Sea un hombre o una mujer santa, que decide vivir los patrones de Dios y no del mundo; ser alguien influenciado por el Espíritu Santo y no por el mundo. El área de su debilidad no será para su vergüenza, ni derrota, sino para mostrar a otros que las guerras pueden ser vencidas.

El poder de Dios será perfeccionado en su carácter a causa de esa debilidad y usted será modelo para otros, pues no vivirá en el argumento del pecado, sino que exhalará una vida de santidad. Deja de jugar a ser creyente, deja de engañar, deja de engañar a tu discipulador. Para ello necesitas:

Ser íntegro - Aquel que hace lo correcto de dentro hacia fuera.

Ser digno - Aquel que es aprobado de afuera hacia adentro.

Usted necesita ser aprobado en todos los aspectos. Cuando alguien le diga que usted es santo, usted no pensará: "Si él supiera lo que hago..." ¡No! Usted tendrá testimonio de integridad, y dirá: "Realmente, yo soy un hombre santo, por la gracia del Señor, porque hago morir mi carne y vivo para Dios".

Usted es santo, santificado por el Señor, purificado, lavado y redimido en la sangre del Cordero. Al arrepentirse del pecado y sentir vergüenza por lo que hizo, se hizo creyente de verdad, hijo de Dios, y el Señor continuará la buena obra que comenzó en usted. Su santidad y su amor a Dios son para la eternidad.

"Y el mismo Dios de paz os santifique en todo; y todo vuestro espíritu, y alma, y ​​cuerpo, sean plenamente conservados irreprensibles para la venida de nuestro Señor Jesucristo. "(1 Tesalonicenses 5:23)

Visualizações: 91

Plano de Leitura Bíblica

14 Out
2 Crônicas 3 e 4
Ezequiel 40
João 6
15 Out
2 Crônicas 5 e 6
Ezequiel 41
João 7
16 Out
2 Crônicas 7
Ezequiel 42
João 8
17 Out
2 Crônicas 8
Ezequiel 43
João 9 e 10
18 Out
2 Crônicas 9
Ezequiel 44
João 11
19 Out
2 Crônicas 10 e 11
Ezequiel 45
João 12
20 Out
2 Crônicas 12 e 13
Ezequiel 46
João 13 e 14