"¿O cuál es el rey que, yendo a la guerra a pelear contra otro rey, no se asienta primero a tomar consejo sobre si con diez mil puede salir al encuentro de lo que viene contra él con veinte mil? De otra manera, estando el otro todavía lejos, manda embajadores, y pide condiciones de paz. "(Lucas 14: 31,32)

Dios quiere arrancar desde el centro de la Iglesia todo el espíritu de miedo o cobardía para traer de parte de Él, un nuevo estímulo hacia nuevos desafíos, pues cuando somos desafiados a una vida de conquistas más intensas, estamos aptos para que de forma bíblica, alcancemos la bendición que el Señor ha preparado, tanto individual como colectivamente.

Ahora, necesitamos tener conciencia que dura cosa para el hombre es entrar en una guerra sin conocer las armas del enemigo. El mismo Jesús, en Lucas 14: 31,32, habla de ello. Observamos que todo hombre debe entrar en una guerra debidamente preparado o dar una tregua para que no sea sorprendido. Vergonzoso es para el hombre tanto ir como llevar a su equipo al campo de batalla si sus armas no son adecuadas.

En estos días, más que nunca, vamos a usar un arma poderosa que es la ORACIÓN para vencer. Dotados de oración, entraremos en el campo de batalla preparados y sin subestimar las fuerzas del enemigo. Esta es una de las formas de vencer durante el proceso de la batalla. No nos alejamos de la batalla en el mundo espiritual, pues hemos sido enseñados sobre cómo enviar mensajes al reino del espíritu de forma responsable, bíblica y fundamentalmente teológica.

Quisiera advertirle que el mundo espiritual es tan real como el mundo físico. En algunos casos, el mundo espiritual es más real que el físico, especialmente, para aquellos que ya entendieron la dimensión de la guerra espiritual. Todo líder que es conocedor de las promesas sagradas necesita tener más intimidad y conocimiento sobre la ORACIÓN. Así, muchas brechas serán cerradas en nuestros ministerios y la preparación espiritual de nuestros equipos aportará nuevas dimensiones.

¡Vamos a tomar posición! No vamos a permitir el yugo del diablo sobre nosotros, pero vamos a tomar posesión de la palabra profética: "... Lleven mi yugo y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón y hallaréis descanso para vuestras almas" (Mat . 11:29)

"Y yo busqué entre ellos hombre que hacen vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí por la tierra, para que yo no la destruyese que; pero a nadie me pareció. "(Ezequiel 22:30)

Cerrar las brechas

Cerrar las brechas debe ser una preocupación de nuestro corazón, pues representa cerrar las fronteras, tapar las brechas y recortar las aristas, porque Satanás busca oportunidades para minar, por intermedio de demonios, tanto nuestra vida personal como familiar y espiritual.

Si conocemos la potencialidad de la cobertura espiritual, impediremos que el diablo entre en nuestras fronteras, migre por las brechas o asalte por las aristas. La Oración y los Hechos proféticos son una herramienta de Dios para impedir que seamos atrapados por sorpresa. En verdad, es una llamada de Dios para no permitir que el diablo entre en nuestro campamento.

Por mucho tiempo estuve meditando cómo haríamos para mejorar la actuación de la Iglesia en la conquista de territorios e impedir tantos contraataques que asolan a nuestro pueblo. La respuesta vino con el rhema espiritual: Cierre las brechas a través de la Oración y de los actos proféticos. Hoy, comprendiendo mejor los ataques que sufrimos, estamos desafiados a la profundización del asunto, que es inagotable.

Creo que tendremos experiencias riquísimas con Dios en el campo de batalla espiritual, que contribuirán al crecimiento del Cuerpo de Cristo. Hoy me siento mucho más responsable en entrenar a un gran ejército que, de forma organizada, no se distraiga en medio de la batalla. Es como la voz de mando de Joel 2 que relata desde el toque de la trompeta hasta la conquista del territorio, con órdenes específicas y un compendio organizadísimo de cómo vencer una batalla.

La Biblia, de Génesis a Apocalipsis, nos enseña y estimula a orar y ejercer nuestra fe. Conociendo la profundidad de la Palabra de Dios, vemos que el Señor nos instruye no sólo a orar, sino también a hacer Hechos proféticos, que son establecidos por decretos y acciones que, en el mundo espiritual, son factores determinantes para la posesión de nuevos territorios.

Cada individuo que conoce la Palabra de Dios no debe subestimar las cuestiones espirituales y la enseñanza clara de las Escrituras. Nuestra postura puede emitir mensaje en el mundo espiritual, inmovilizando la actuación del diablo y desatando la acción de la Iglesia.

Yo y usted, así como todos aquellos que quieren ejercitar con responsabilidad la fe, necesitamos creer que hay un espacio de tiempo que necesita ser considerado.

Satanás no está jubilado ni enfrió sus proyectos, por lo que la Iglesia necesita conocer la potencialidad de la Cruz del Calvario y las enseñanzas impartidas por Jesús para descubrir dónde están todas las soluciones para obtener la victoria. La muerte y la resurrección de Cristo son el remedio para toda la humanidad, pero el mismo Mesías, antes de su muerte y resurrección, enseñó a la Iglesia cómo defenderse de los ataques del diablo.

Que podamos descortinar los principios de fe que nos harán comprender con más sensibilidad lo que Dios quiere exactamente de cada uno de nosotros. ¡No se intimide! No! Optimice su fe y sepa quién, de hecho, usted es, pues, por el plan de la Redención, somos más de lo que pensamos y podemos mucho más de lo que imaginamos.

Visualizações: 67

Plano de Leitura Bíblica

14 Out
2 Crônicas 3 e 4
Ezequiel 40
João 6
15 Out
2 Crônicas 5 e 6
Ezequiel 41
João 7
16 Out
2 Crônicas 7
Ezequiel 42
João 8
17 Out
2 Crônicas 8
Ezequiel 43
João 9 e 10
18 Out
2 Crônicas 9
Ezequiel 44
João 11
19 Out
2 Crônicas 10 e 11
Ezequiel 45
João 12
20 Out
2 Crônicas 12 e 13
Ezequiel 46
João 13 e 14