“Y vino Naamán con sus caballos y con su carro, y se paró a las puertas de la casa de Eliseo. Entonces Eliseo le envió un mensajero, diciendo: Ve y lávate siete veces en el Jordán, y tu carne se te restaurará, y serás limpio. Y Naamán se fue enojado, diciendo: He aquí yo decía para mí: Saldrá él luego, y estando en pie invocará el nombre de Jehová su Dios, y alzará su mano y tocará el lugar, y sanará la lepra. Abana y Farfar, ríos de Damasco, ¿no son mejores que todas las aguas de Israel? Si me lavare en ellos, ¿no seré también limpio? Y se volvió, y se fue enojado. Mas sus criados se le acercaron y le hablaron diciendo: Padre mío, si el profeta te mandara alguna gran cosa, ¿no la harías? ¿Cuánto más, diciéndote: Lávate, y serás limpio? El entonces descendió, y se zambulló siete veces en el Jordán, conforme a la palabra del varón de Dios; y su carne se volvió como la carne de un niño, y quedó limpio. Y volvió al varón de Dios, él y toda su compañía, y se puso delante de él, y dijo: He aquí ahora conozco que no hay Dios en toda la tierra, sino en Israel. Te ruego que recibas algún presente de tu siervo. Mas él dijo: Vive Jehová, en cuya presencia estoy, que no lo aceptaré. Y le instaba que aceptara alguna cosa, pero él no quiso. Entonces Naamán dijo: Te ruego, pues, ¿de esta tierra no se dará a tu siervo la carga de un par de mulas? Porque de aquí en adelante tu siervo no sacrificará holocausto ni ofrecerá sacrificio a otros dioses, sino a Jehová. En esto perdone Jehová a tu siervo: que cuando mi señor el rey entrare en el templo de Rimón para adorar en él, y se apoyare sobre mi brazo, si yo también me inclinare en el templo de Rimón; cuando haga tal, Jehová perdone en esto a tu siervo. Y él le dijo: Ve en paz. Se fue, pues, y caminó como media legua de tierra. Entonces Giezi, criado de Eliseo el varón de Dios, dijo entre sí: He aquí mi señor estorbó a este sirio Naamán, no tomando de su mano las cosas que había traído. Vive Jehová, que correré yo tras él y tomaré de él alguna cosa. Y siguió Giezi a Naamán; y cuando vio Naamán que venía corriendo tras él, se bajó del carro para recibirle, y dijo: ¿Va todo bien? Y él dijo: Bien. Mi señor me envía a decirte: He aquí vinieron a mí en esta hora del monte de Efraín dos jóvenes de los hijos de los profetas; te ruego que les des un talento de plata, y dos vestidos nuevos. Dijo Naamán: Te ruego que tomes dos talentos. Y le insistió, y ató dos talentos de plata en dos bolsas, y dos vestidos nuevos, y lo puso todo a cuestas a dos de sus criados para que lo llevasen delante de él. Y así que llegó a un lugar secreto, él lo tomó de mano de ellos, y lo guardó en la casa; luego mandó a los hombres que se fuesen. Y él entró, y se puso delante de su señor. Y Eliseo le dijo: ¿De dónde vienes, Giezi? Y él dijo: Tu siervo no ha ido a ninguna parte. El entonces le dijo: ¿No estaba también allí mi corazón, cuando el hombre volvió de su carro a recibirte? ¿Es tiempo de tomar plata, y de tomar vestidos, olivares, viñas, ovejas, bueyes, siervos y siervas? Por tanto, la lepra de Naamán se te pegará a ti y a tu descendencia para siempre. Y salió de delante de él leproso, blanco como la nieve”

Cerremos este estudio hablando de Eliseo y Giezi. Dos hombres que caminaban juntos, pero que tenían diferentes propósitos. Eliseo, como discípulador, caminó junto a su discípulo y estaba completamente interesado en vivir realidades espirituales, se centró en lo Alto, la unción, tanto que recibió una doble unción de Elias. Giezi, el discípulo de Eliseo, decidió tomar una ruta contraria y se centró en lo que era material, como si fuera más importante que lo espiritual.

Giezi: un discípulo con el propósito equivocado

Giezi tuvo motivos equivocados y actuó mal en el caso de la sanidad de Naamán. Por lo tanto, es muy importante saber con quién estamos caminando. No debemos hacer alianzas con personas con propósitos equivocados, contrarios a los nuestros.

Naamán era comandante del ejército sirio, y allí supo que en Israel había un profeta que hacía milagros. Entonces el rey de Siria envió una carta al rey de Israel diciendo que Naamán iba a Israel para ser sanado de su lepra. El rey se desesperó y rasgó su ropa. Pero Eliseo el profeta calmó el corazón del rey y dijo que Naamán sabría que había un profeta en Israel. El rey de Israel no sabía que Dios estaba adelante.

En contraste, el profeta Eliseo no se desesperaba. Recibió al jefe de la guardia siria, que llegó con aire de suficiencia, pero escuchó una orden: "Ve y sumérgete siete veces en el Jordán". El río Jordán no se podía comparar con los ríos de Damasco, pero el Señor quería demostrar que no trabaja con arrogancia sino con humildad. Fue en el Jordán, un pequeño río, donde Dios movería Su sobrenatural.

Naamán le ofreció dinero a Eliseo, pero él se negó. Entonces Giezi, el compañero de Eliseo, ideó el mal en su corazón. Y aquí debemos mirar dentro de nosotros mismos. Tenga cuidado con el mecanizado de su corazón, especialmente porque las personas que caminan a su lado confían en usted.

Giezi regresó con Naamán, inventó una mentira y pidió dinero y ropa a nombre de Eliseo. Después de un milagro espectacular, él, como discípulo de Eliseo, falla de esta manera, y todavía usa el nombre del líder. Pero como dice el dicho: "Las mentiras tienen una pierna corta". Y cuando Giezi regresa, Eliseo hace la famosa pregunta: "¿De dónde vienes?" Él mintió en respuesta: "En ninguna parte". Y se sorprendió cuando Eliseo le dijo que cuando salió a perseguir a Naamán, su corazón como líder siguió.

Cuando el discípulo es uno con el discípulo, nada está oculto. Dios ve todas las cosas, y para aquellos que son íntimos con Él y caminan en lo sobrenatural, el Señor revela y entrega todas las cosas. La Biblia dice que el resultado de Giezi fue recibir la lepra que había en Naamán porque actuó de mala fe, calumnió, mintió y tramó el mal contra la autoridad del líder; aprovechó la relación con el profeta para obtener tesoros.

Que tú, como discipulador, puedas tener un corazón unido a los corazones de tus discípulos para saber qué está yendo mal y puedas corregir a tiempo. Que tú, como discípulo, pases a ser un compañero fiel que puedas exponer las flaquezas de tu corazón a tu discipulador y experimentes cambios en tu vida para que juntos puedan vivir un fuerte discipulado en el Señor.

Visualizações: 19

Plano de Leitura Bíblica

23 Set
I Crônicas 6
Ezequiel 19
Lucas 16
24 Set
I Crônicas 7
Ezequiel 20
Lucas 17
25 Set
I Crônicas 8
Ezequiel 21
Lucas 18
26 Set
I Crônicas 9
Ezequiel 22
Lucas 19
27 Set
I Crônicas 10
Ezequiel 23
Lucas 20
28 Set
I Crônicas 11
Ezequiel 24
Lucas 21
29 Set
I Crônicas 12
Ezequiel 25
Lucas 22