Cuando miramos en la historia de vida de David y Jonathan, percibimos a David como la figura del Mesías, y a Jonathan en esta relación de amistad y compañerismo como la figura de la Iglesia.

“Viendo, pues, David que Saúl había salido en busca de su vida, se estuvo en Hores, en el desierto de Zif. Entonces se levantó Jonatán hijo de Saúl y vino a David a Hores, y fortaleció su mano en Dios. Y le dijo: No temas, pues no te hallará la mano de Saúl mi padre, y tú reinarás sobre Israel, y yo seré segundo después de ti; y aun Saúl mi padre así lo sabe. Y ambos hicieron pacto delante de Jehová; y David se quedó en Hores, y Jonatán se volvió a su casa. (1 Samuel 23: 15-18)

La comunión entre David y Jonatán se estableció en el pacto, pero sin interés personal. ¿Qué ganó Jonathan al defender a David con tanta intensidad? Nada. Por el contrario, su padre Saúl era rey y Jonathan sería el próximo rey cuando su padre muriera o fuera demasiado viejo.

Saúl muriendo, Jonathan se quedaría con el trono. Pero al leer su historia, vemos que decidió mirar la unción que Dios había establecido y no el curso natural de las cosas. Aprendemos de su ejemplo que:

  • Necesitamos respetar la unción que está sobre el líder, incluso si esa unción nos disminuye.
  • Debemos tener la humildad del Reino para mirar la unción que Dios ha dado a otro y tomar el principio que le dice a cada uno que considere a su hermano más grande que él.

Jonathan fue fiel al pacto con David y tuvo el coraje de enfrentar una jerarquía monárquica. Respeta la unción del otro, porque las herencias son diferentes. Sé como Jonatán, que no puso a su padre en el camino, porque miró la unción de Dios por encima de sus propios intereses. En la verdadera amistad, el amigo es aquel que mira y respeta el propósito y la unción de Dios.

 

El compañerismo nos lleva a asumir responsabilidades de alianza

Jonatán fue fiel a David por propósito divino y no por herencia de sangre. Pero el pacto tiene dos lados y David también fue fiel a Jonatán a través de Mefi-boset. Cuando Jonathan murió, envió a ver si había algún hijo de su amigo.

Mefi-boset estaba siendo protegido, porque en ese momento el rey y todos sus descendientes fueron asesinados. Cuando David invitó a Mefi-boset a sentarse a su mesa, su guardián tuvo miedo. Pero la intención de David era honrar el pacto con su amigo.

El hijo de Jonatán, Mefiboset, vino y, aún asustado, cayó delante de David. El rey estaba muy contento de ver la cara del hijo de su mejor amigo. Esta escena es una imagen de Dios con la Iglesia.

El nombre Mefi-boset significa vergüenza destructiva. Vivió en Lo-Debar, lo que significa que no hay pasto. Pero la vergüenza destructora que no tiene pasto debido al pacto se sentó a la mesa del rey en Jerusalén, casa de paz y prosperidad. Entonces, incluso si tus discípulos están como destruidos por la vergüenza, déjalos sentados en tu mesa. Así es como la gracia de Dios nos trata y así es como opera el pacto. Somos un pueblo de pacto y de excelencia.

En el lamento de David por el rey Saúl y su amigo Jonatán, vemos el valor de un pacto de comunión.

 

Cuando una alianza es verdadera, las pérdidas son difíciles.

Cuando tenemos una alianza y somos indiferentes a las pérdidas, necesitamos cuestionar esa alianza. Cuando Saúl y Jonatán mueren, David no dice: “Ahora bien, mi unción, que fue por derecho, lo es; mi camino está despejado hacia el trono " . Su postura fue la de un hombre de pacto y temeroso de Dios, como leemos en 1 Samuel 1: 17-27.

David no se regocijó en la muerte del rey, ni en la muerte de Jonatán, quien sería el sucesor legal. David lloró su muerte porque era un compañero fiel, porque sabía lo que era tener un pacto. Y no solo lloró, sino que llamó a todo Israel a llorar.

Es necesario que en la célula, el discipulador y el discípulo tengan este nivel de comunión y pacto mientras viven y se fortalecen en el Señor. En el discipulado, esta realidad es posible solo cuando honramos el pacto y vemos a las personas a través de la perspectiva del pacto, viéndolas desde la perspectiva de Dios.

Visualizações: 6

Plano de Leitura Bíblica

19 Ago
1 Reis 14
Jeremias 40
Marcos 14
20 Ago
1 Reis 15
Jeremias 41
Marcos 15
21 Ago
1 Reis 16
Jeremias 42
Marcos 16
22 Ago
1 Reis 17
Jeremias 43
1 Coríntios 1 e 2
23 Ago
1 Reis 18
Jeremias 44
1 Coríntios 3
24 Ago
1 Reis 19
Jeremias 45 e 46
1 Coríntios 4 e 5
25 Ago
1 Reis 20
Jeremias 47
1 Coríntios 6