“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo" (Mateo 28:19)

Hay un orden muy clara dada por Jesús, la cual no es obedecida por la Iglesia. En verdad, la Iglesia sólo se desarrolla saludablemente si sus líderes, en el llamado que se les fue dado, ejecutan los principios aquí establecidos. "Id por todo el mundo y haced discípulos a todas las naciones de la tierra."

No veo un texto más completo para la misión de los que están llamados a efectuar el Evangelio del Reino. "Y llegándose Jesús, les habló, diciendo: Me es dado todo el poder en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todas las cosas que yo os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo "(Mateo 28: 18-20). . Esta orden es tan clara... Quisiera subrayar que son palabras de Jesús, dirigidas a su equipo apostólico, a los discípulos que fueron equipados para transformarlos en territorios. En verdad, lo que se hace en las Iglesias es todo, menos cumplir los ORDENES DADOS POR JESÚS. ¿Cuáles son las órdenes?

1. Hacer Discípulos

La construcción de personas no es fácil. Es como montar un rompecabezas, sólo los llamados y adiestrados lo consiguen. Mira la ORDEN: Haced discípulos: Reproducen personas, pensamientos, actitudes, carácter. ¡Qué obra de un verdadero constructor! Yo veo el desafío del alfarero para reconstruir una obra nueva. En Jeremías 19 la orden continúa: ¡Haced discípulos! Si no estamos haciendo, algo está fuera del éxito, ¿no es verdad?

Preste atención al VERBO, que en todas las lenguas está en el imperativo, es decir, una orden sin derecho de ser refutada. Este llamado es para todos: Todos los que fueron construidos en el discipulado deberán ser reproductores de la doctrina de Cristo. En Hechos 2, todos son unánimes en la doctrina de los Apóstoles, que son los fundamentos de Cristo. Una Iglesia que hace Discípulos y reproduce Discípulos está obedeciendo a Jesús.

La última orden de Él fue ésta: ¡Haced! ¡Reproducirse! El verbo hacer en hebreo es: Dedicar la vida, que significa: Construya Historias en personas dispuestas a la nueva vida. Entonces, tú, que eres Discípulo, estás en el orden de Jesús. Usted que hace Discípulos, está obedeciendo a la orden dada por Él. No existe un líder ni siquiera uni, que nació de nuevo, que no esté sumergido en ese llamado. LA ORDEN ES PARA TODOS: HACER DISCÍPULOS.

Ahora, hay un detalle en hacer Discípulos que va más allá de nuestro vecino, compañero de trabajo, amigo de nuestro entorno social, son discípulos de todas las naciones de la Tierra. ¿Qué es eso?: En la cabeza de los pescadores y líderes simples de la época, parecía una misión pesada (Todas las naciones de la tierra). ¿Sabes cuántas naciones existían en la época de Jesús? 153 naciones oficiales y 3 continentes. ¿Imagínese cómo esto podría ser proyectado en la mente de quien no conocía más allá del mar de Galilea? Pues bien, hoy, con la facilidad de la plataforma digital, la inteligencia artificial, vemos que el pueblo está allí, de los menos hasta los más cultos.

¿Qué hacer entonces? Utilizar estas herramientas para construir personas modernas, y usar las herramientas conocidas para conservar en Cristo a aquellos que ya se ha alcanzado. ¿Cuál es su misión dentro del llamado para reproducir a las personas? ¿Usted está obedeciendo su llamado o se ha dormido en algún lugar? ¿Qué tal reactivar su vocación? Nunca seremos felices en acuarios si estamos llamados a los océanos.

2. Enseñar Discípulos

“Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén."(Mateo 28:20). El ministerio de la enseñanza es poderoso, tiene su clasificación e importancia en el desatar en la vida del alumno - Discípulo. Pero queda una interrogante. ¿Cuál es la diferencia entre enseñar a un discípulo y al ministerio del Maestro? El ministerio del Maestro es un llamado vocacional; él se esmera en aprender, vive lo que aprendió y transmite su enseñanza. Esta es la didáskalo, el Raboni, el Maestro, el que da su vida porque está asimilando, de manera Berea, muy centrada y responsable de leer, escuchar, hablar y emitir; es adoctrinado. Es bueno convivir con los que saben desarrollar ese llamado.

“O si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza;" (Romanos 12: 7). Los maestros son a menudo ermitaños, silenciados, prudentes y pragmáticos se meten en entornos de confianza y cuando tienen la oportunidad saben bien lo que dicen. Son verdaderos maestros. Y mirando en la perspectiva de los que hacen discípulos, somos reproductores de la Enseñanza de Jesús, trabajamos con pasión y fuego del llamado que nos fue encomendado. Claro que en la enseñanza laica no estamos defendiendo una tesis, estamos consolidando. Viviendo, y señalando al cielo que la orden es: "Id, y haced discípulos a todas las naciones..." (Mateo 28: 19-20)

¿Qué quiere que retengamos de la enseñanza? ¿Enseñando qué? La doctrina del Espíritu Santo que es poderosa y que necesita ser inculcada en aquellos para quienes ministramos la Palabra. La enseñanza es libertadora, sana y restaura a las personas. Cuando estamos adiestrando a alguien, y la vida de Dios entra en el proceso transformador, la doctrina de Cristo es nuestra brújula para orientar al Discípulo a vivir la plenitud de la Palabra. El mejor método de enseñanza es el buen testimonio, esto lleva a cualquier persona a rendirse a Jesús y reproducir nuestro patrón de vida. "Sean mis imitadores". "Por tanto, os ruego que me imitéis. Por esto mismo os he enviado a Timoteo, que es mi hijo amado y fiel en el Señor, el cual os recordará mi proceder en Cristo, de la manera que enseño en todas partes y en todas las iglesias. Más algunos están envanecidos, como si yo nunca hubiese de ir a vosotros. Pero iré pronto a vosotros, si el Señor quiere, y conoceré, no las palabras, sino el poder de los que andan envanecidos. Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder. ¿Qué queréis? ¿Iré a vosotros con vara, o con amor y espíritu de mansedumbre? "(1 Corintios 4: 16-21)

No podemos ocultar la medida de Jesús que hay en nosotros, debemos ministrar a las personas con responsabilidad y mantener la vida de Dios en nuestro carácter para que podamos derramar en ellos la porción de Cristo. Todos tienen su porción y medida del llamado, y yo quiero afirmar que la vida de Dios está en su espíritu recreado en Cristo Jesús. Usted es tiene LEGITIMIDAD por Él para reproducir la vida de Dios aquí en la Tierra.

Visualizações: 26

Plano de Leitura Bíblica

15 Jul
1 Samuel 29 e 30
Jeremias 5
Mateus 16
16 Jul
1 Samuel 31
Jeremias 6
Mateus 17
17 Jul
2 Samuel 1
Jeremias 7
Mateus 18
18 Jul
2 Samuel 2
Jeremias 8
Mateus 19
19 Jul
2 Samuel 3
Jeremias 9
Mateus 20
20 Jul
2 Samuel 4 e 5
Jeremias 10
Mateus 21
21 Jul
2 Samuel 6
Jeremias 11
Mateus 22