Teologizamos la Psicología, no acuerdo a Sigmund Freud, sino acuerdo con la de ayuda a los necesitados. Mucha gente tiene marcas terribles, y prepárense que estamos llegando a Zumbis City, "Ciudades de Zombis". Con esas ideologías satánicas, apodadas de posmodernidad, vamos a sufrir ataques que no se administran en la mente, por eso, vamos a necesitar, más que nunca, del poder del Espíritu para liberar, sanar y restaurar a mucha gente.

En el estudio anterior, hablamos un poco sobre la atmósfera que generamos y los efectos positivos que se pueden tener cuando llamamos a existencia las cosas que son como si fuesen. "(como está escrito: Te he puesto por padre de muchas gentes delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen." (Romanos 4:17)

Podemos determinar, en Dios, en esa atmósfera que Él mismo construye para nosotros, demostrando que algo nuevo y poderoso, de su parte, está llegando, si nuestro enfoque está ajustado y alineado con la Palabra y la promesa. ”Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?” (Números 23:19). El nuevo comienzo es Su promesa.

Ahora observe: No podemos perder ese equipo, de entrar en el mundo espiritual y reivindicar los derechos del pacto, después de todo, necesitamos posicionarnos en lo que estamos generando. ¡Somos generados! En la Creación, tenemos la promesa de Dios y, por derecho del pacto, somos poseedores de la promesa. Esto fue generado para la alabanza de su gloria: El tiempo fue hecho por Él para crear las alternativas de cambios y lanzarnos en lo nuevo del Eterno, que dice: "He aquí que hago nuevas todas las cosas."

1. Somos generados para novedad de vida

¿Para qué Dios trajo un plan tan poderoso y salvar a la humanidad, si no estamos sabiendo posicionarnos reverentemente ante Él? Veamos: “¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva."(Romanos 6: 1-4)

2. Somos obras exclusivas de Sus manos

Si tuviéramos la percepción clara de quiénes somos, seguramente no estaríamos pasando por tantas crisis. Cuando Él nos creó, el plan oficial fue caminar en la ruta del éxito con Él, conocida como buenas obras. ”Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas."(Efesios 2: 8-10). ¿Podemos entender el tamaño de la promesa y qué podemos hacer con esa gracia poderosa sobre nuestras vidas? No lo entendemos en su totalidad, pero el día que alguien entienda esa verdad, se termina la victimización.

3. Somos elegidos de la promesa del Padre

Es sorprendente que Él nos premia y nos coloca en posición de hijos santos. Es sorprendente cómo la naturaleza del primer Adán todavía nos visita; él nos eligió, dándonos ciudadanía de los cielos, derecho legal por medio del pacto, la entrada por el nuevo y vivo camino. Él hizo la obra en el nuevo nacimiento y nos dio legalidad en las regiones celestes por Cristo Jesús.

¿Tienes idea de cuándo vale? ¿Usted se ha apoderado de esta verdad? ”Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él"(Efesios 1: 3,4)

¿Nacemos de nuevo? Entonces, el nuevo comienzo es en el espíritu regenerado, un alma restaurada en el principio ejercido y en un camino sin desvíos. Ser una nueva persona es el regalo más poderoso que uno recibe, sabiendo que Yeshua es el Señor de nuestras vidas, y que Su nombre es Salvación. La gracia de tener derecho al cielo, y la revelación de que podemos vivir como príncipes y princesas en este Planeta, nos hacen poseedores de esta bendición que está a nuestra disposición llamada Nuevo Nacimiento, Nuevos comienzos. ¡Vamos a disfrutar de esta verdad! Lo que fue conquistado por Él en la Cruz del Calvario es nuestro hasta la Eternidad.

Visualizações: 11

Plano de Leitura Bíblica

18 Mar
Levítico 26
Salmo 137 a 139
Lucas 9
19 Mar
Levítico 27
Salmo 140 a 142
Lucas 10
20 Mar
Números 1
Salmos 143 e 144
Lucas 11
21 Mar
Números 2
Salmo 145 a 147
Lucas 12
22 Mar
Números 3
Salmo 148 a 150
Lucas 13 e 14
23 Mar
Números 4
Provérbios 1
Lucas 15
24 Mar
Números 5
Provérbios 2
Lucas 16