"Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo." (1 Corintios 11: 1)

Formar discípulos en un siglo individualista, llamado siglo nervioso, es un gran desafío. ¿Cómo podemos consolidar a los discípulos si cada uno está preocupado por su individualidad, ocupado con su propia agenda?

Sabemos que muchos seres humanos se han convertido en predicadores de su propia libertad y cómplices de sus propios conceptos. Al mismo tiempo, con una ausencia terrible de cuidado. Pero Dios quiere que transformemos todo esto por el poder de su amor, que es verdadero y que nos consolida de forma verdadera.

1. Comprender que dejar de tomar leche es necesario

“Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño."(Hebreos 5: 12-13)

No podemos caminar como si estuviéramos tomando leche todo el tiempo. Ha llegado el tiempo de dejar de tomar leche. No se trata de saber que conocemos todo y que podemos caminar solos, sino que tenemos que tener madurez en el Reino para tener éxito en el camino, como leemos en hebreos 5: 12-13 y también en 1 Pedro 2: 2, que dice: "Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación.” "Somos adultos, tenemos la personalidad de la Visión y debemos caminar en ella.

El modelo de los 12 es dejar la leche. Cuando estamos en el Modelo, significa que hemos dejado la leche. Es necesario entender que el discipulado hace muchas exigencias, pero el M12 ya es un discipulado maduro.

El carnero y la oveja adultos no toman más leche. Mamar es para el cordero. Lo mismo es en el discipulado. La gente tiene que madurar. No es normal no querer crecer en las emociones y en lo espiritual.

2. Conocer el propósito del modelo

“Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él. Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros? Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente." (Juan 6: 66-69)

El modelo de los 12 debe ser constituido por verdaderos discípulos, porque no es reunión de un grupo, sino formación de un equipo, de un modelo. El M12 es una máquina que gesta, amamanta y madura a los discípulos, formando la personalidad y enseñándoles que todo es posible cuando se decide obedecer y cumplir la voluntad de Dios.

La reunión del M12 no es para dar órdenes, sino para formar carácter. Los discípulos necesitan ser tratados y recibir verdadera asistencia de Modelo. Esto ocurre a través de las reuniones una vez por semana. En siete días, podemos limpiar todo el organismo y arrancar las toxinas.

Si el equipo se desanima, la tarea de reanudarlas en Dios está en manos del discipulador. Consolide a sus discípulos, sus 12, una vez por semana. Hágalo con frecuencia. De esta forma, no habrá pérdida de ánimo.

3. Enseñar a conocer a principios

"Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” (Juan 8: 31-32)

Sólo es verdadero amigo y discípulo quien cumple principios, entre ellos, quien cumple el principio del amor. “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros." (Juan 13:35)

Hoy en día, sabemos lo que hacemos y, a veces nos encontramos con cosas que son difíciles de obedecer. "En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos. [...]Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer." (Juan 15: 8; 15).

¿Sabías que hay personas que entran en depresión a causa de la desobediencia? Muchos que están deprimidos tienen detrás un argumento, un historial de pecado. En estos casos, de nada sirve colocar culpa en las hormonas o en los demonios. Satanás es señor de los argumentos, es torturador del alma y quiere atrapar y acusar para colocar a la persona en capullos y cadenas. Pero la Biblia dice que para ello se manifestó el Hijo del Hombre, para deshacer las obras del diablo.

Cuando ve a un discípulo hablando mal del líder, queriendo cuestionar la idoneidad de la Iglesia, del Pastor, puede estar seguro de que este discípulo ha sido atrapado por el diablo y tiene argumentos en su vida.

Continuará...

Visualizações: 40

Plano de Leitura Bíblica

18 Mar
Levítico 26
Salmo 137 a 139
Lucas 9
19 Mar
Levítico 27
Salmo 140 a 142
Lucas 10
20 Mar
Números 1
Salmos 143 e 144
Lucas 11
21 Mar
Números 2
Salmo 145 a 147
Lucas 12
22 Mar
Números 3
Salmo 148 a 150
Lucas 13 e 14
23 Mar
Números 4
Provérbios 1
Lucas 15
24 Mar
Números 5
Provérbios 2
Lucas 16