"Habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz con Dios, por nuestro Señor Jesucristo, por medio de quien obtuvimos acceso por la fe a esta gracia en la que ahora estamos firmes; y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. No sólo eso, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, porque sabemos que la tribulación produce perseverancia; la perseverancia, un carácter aprobado; y la prueba, esperanza "(Romanos 5: 1-4).

La santidad es la expresión del carácter del reino. Es el compromiso que tenemos con Dios, con el Reino y con las personas, sean del Reino o no. No podemos hablar de santidad sin hablar de carácter. Carácter es una vida de plena transparencia.

Todos nosotros somos como una casa de cristal, quien no quiere recibir pedrada en su techo, no dé pedrada en el tejado de otros. Cuidado con las piedras que tiras a otros.

¿Cuántas veces usted libera palabras que sabe que van a herir a los demás, van a causar maldición, tristeza, van a romper los principios? Algunas cosas en la vida nunca vuelven atrás, como:

- Una piedra lanzada

Una piedra lanzada puede ser representada por una palabra que usted libera. Jesús dijo que seremos juzgados por nuestras palabras. Una persona que tiene el carácter curado tiene cuidado con su lenguaje. Mucho cuidado con las piedras que usted lanza, cuidado con el destino que usted ha dado a ellas.

- Una oportunidad perdida en la vida

¡Cuántas veces, Dios pone ante nosotros una oportunidad de oro y nosotros no aprovechamos! Dios quiere curar nuestra boca para que tengamos un lenguaje curado y liberemos palabras de vida y edificación, porque para eso fuimos llamados.

Cuando hablamos de carácter, estamos hablando de que existe un compromiso que necesita ser cumplido para revelar que ya hemos sido tratados. El carácter que está ligado a Cristo Jesús exige un resultado. Jesús es el Señor que comienza una obra y la termina. Él dice que el que comenzó la buena obra en su vida va a concluirla hasta la venida de Cristo Jesús (Filipenses 1: 6).

Todo en la vida tiene un salario. Quien trabaja, al final del mes, recibe el salario por lo que fue producido. La Biblia dice que el salario del pecado es la muerte. El pecado que cometemos puede llevarnos a varias etapas de muerte, y es por eso por lo que la Biblia dice que no debemos pecar. Necesitamos entender que todo lo que hacemos tiene una paga, todo lo que el hombre planta, cosecha. Lo que planta en la carne cosecha la muerte, pero el que planta en el espíritu cosecha la vida de Dios. "No se equivoquen: Dios no puede ser burlado; porque todo lo que el hombre siembra, eso también segará. Porque el que siembra en su carne, de la carne segará la corrupción; pero el que siembra en el Espíritu, del Espíritu siega la vida eterna. " (Gálatas 6: 7,8)

Nuestra vida es resultado de una tremenda siembra, por lo que nuestro carácter debe ser limpiado, depurado para que, en todo lo que hagamos, tengamos siempre un resultado positivo y bendecido. No hay como tener un mal carácter y santo al mismo tiempo.

La Iglesia de Jesús es la única que tiene condiciones de vivir un carácter perfecto e irreprochable, porque tiene el Espíritu Santo de la promesa, y es por el Santo Espíritu que mortificamos las obras de la carne. "Porque si vivimos según la carne, moriréis; pero si por el Espíritu mortificar las obras del cuerpo, viviréis. "  (Romanos 8:13)

El mundo tiene varios tipos de carácter

1. Carácter social del hombre común

El hombre común tiene mal trato. Para él, es normal buscar a una mujer para vivir una aventura, porque ese es el patrón del mundo, es el patrón de quien está con el carácter totalmente corrompido y desprovisto de santidad.

El mundo no tiene carácter y, por eso, los jóvenes y muchas otras personas hacen cualquier cosa que hiere los principios divinos, que va en contra de la santidad de Dios, creyendo que eso es muy natural. Dios está ajustando el carácter de su Iglesia para que sea el modelo y el patrón para los fieles y para el mundo.

2. Carácter del hombre secular

El hombre secular vive inflamado por conceptos que alimentan su alma, su deseo, los desatinos de su corazón. Es por eso por lo que muchos viven bajo opresión, de resultados negativos, porque el mundo secularizado absorbió la mente del anticristo y camina como si todo fuera natural.

3. Carácter de los medios nocivos

Los medios de comunicación tienen mucha información buena, sí, pero sabemos que trabaja en el carácter del pueblo, principalmente en el carácter de los adolescentes y jóvenes para deformar una generación. Los medios son la gran aliada del anticristo, porque, en cuestión de minutos, consigue pasar patrones y conceptos que intentan deformar lo que es eterno.

Los medios han sido un medio de destrucción de la familia, de los valores y de los principios de Dios. Nosotros, como Iglesia del Señor Jesús, no podemos aceptar ese carácter deformado. Vamos a decir no a esa seducción demoníaca. Vamos a declarar que el carácter social del hombre común, del hombre secular, y los medios nocivos no son nuestro estándar.

Renunciamos este tipo de carácter para absorber el carácter perfecto de Cristo Jesús. ¡Dios es Santo! Él nos llamó y nos eligió desde la fundación del mundo para ser santos e irreprochables ante Él, en amor (Efesios 1: 4).

Continuación ...

Visualizações: 27

Plano de Leitura Bíblica

10 Dez
Jó 12
Naum 1 e 2
Tiago 5
11 Dez
Jó 13
Naum 3
I Pedro 1
12 Dez
Jó 14
Habacuque 1
I Pedro 2
13 Dez
Jó 15
Habacuque 2
I Pedro 3 a 5
14 Dez
Jó 16 e 17
Habacuque 3
II Pedro 1 e 2
15 Dez
Jó 18 e 19
Sofonias 1
II Pedro 3
16 Dez
Jó 20
Sofonias 2
I João 1 e 2